Misterios y Enigmas

Regresando a vidas pasadas


La regresión es una experiencia especial donde en un cierto nivel de conciencia, podemos reubicarnos en espacios y tiempos pasados que corresponden a otras existencias de vida.
Puede inusitadamente darse una regresión en una persona en cualquier momento pero debe ser un terapeuta quien con técnicas sencillas induzca a la misma, pues sabe controlar la experiencia. Algunas personas tienen temor a este ejercicio, ya sea por conceptos religiosos o emocionales; otras sienten curiosidad, lo cual puede ser válido, pero se necesitan más razones o intereses para hacerla positiva o beneficiosa. En mi concepto, la regresión es productiva cuando tiene como objetivo conocernos más a fondo o cuando existen vivencias, traumas, fobias o complejos que no comprendemos; este ejercicio nos puede servir para solucionar o comprender las actitudes, asimilarlas y superarlas.

Es reconocida
Modernamente, psiquiatras, psicólogos y médicos connotados con publicaciones y talleres mundialmente conocidos, como Raymod A. Moody y Brian West, las promueven y las llevan a cabo como terapias integrales dentro del concepto de superación de sus pacientes. Una persona capacitada en temas de psicología, energías o terapeutas naturistas pueden hacer regresiones.
Una de las mayores dificultades que tienen algunos para familiarizarse con las regresiones es que no saben cómo acomodar en su mente o vivencia, los conceptos científicos, religiosos o éticos, frente a algunos conceptos nuevos o extraños, como la reencarnación. Es posible que no se tenga un tratado interpretativo que explique cada detalle, dado que éstas son experiencias muy sutiles a las que no todas las personas son sensibles porque se encuentran muy materializadas o enajenadas con otro tipo de intereses. Pero si tenemos una mente amplia, segura y con deseo de aprender, esta experiencia, como algunas otras, son fáciles de asimilar y llevar a cabo.
Hay que tomar en cuenta, primero, que todo en el Universo es energía y se correlaciona. Nosotros no somos únicamente el cuerpo físico como la anatomía, fisiología o la física clásica lo hace creer. Inclusive, la psicología aún no encuentra asidero científico, no porque no se pueda lograr, sino porque los científicos no han descubierto aún esta área por estar sumisos en lo tangible.
Tenemos siete cuerpos
Además del cuerpo físico que está compuesto de los mismos elementos del Universo y que está fechado, es decir, nace, crece, se reproduce y termina, para incorporarse a la Madre Tierra; existen otros seis cuerpos: espiritual, búdicos o crístico; causal, mental, astral y etérico. Los sabios hindúes conocen a fondo estos otros cuerpos y de ellos dependen muchos conocimientos que hoy son muy conocidos

Venimos de otras vidas
Es fácil orientarse en cuanto a la posibilidad de otros cuerpos, tomando como referencia al físico. Actualmente, para nadie es un secreto que el genoma humano contiene toda la herencia de una persona, inclusive se habla de trastocarlo y hacer nacer personas precalificadas en diferentes temas y a nuestro gusto. Sin embargo, reconocemos sin ninguna dificultad que el niño tiene la sonrisa de la mamá, el cabello del abuelo o la nariz del padre, entre otros aspectos: esto es otra vida, inclusive alguna ya puede ser pasada. Es claro ver en las comunidades indígenas cómo conservan su fenotipo, a pesar de tantos siglos de conquista. Sabemos de las capacidades artísticas de algunos familiares que a su vez las tuvieron los abuelos o tatarabuelos, son vidas pasadas activas en otra persona hoy.
Heredamos lo bueno, lo malo y lo feo. Somos seres casi eternos, sólo que ahora estamos materializados en lo que es tangible, vivencial y de fácil aceptación. Nos encontramos en un proceso de perfección y por eso afloran actitudes o reminiscencias de otras vidas para nuestro agrado o desagrado.

En qué ayuda
Hay conductas o actitudes nuestras que no las asimilamos ni comprendemos, inclusive, pueden llegar a nivel de trauma o genialidad; todo está fundado en nuestras vidas pasadas y las regresiones sirven para reorientar el proceso, asimilarlo y superarlo. Dicho ejercicio es sano y nada peligroso, sólo necesita la orientación de un terapeuta y la sana intención para realizarlo. Una terapia de regresión te ayuda a solucionar problemas de ansiedad, miedos, fobias, dolores corporales, adicciones, problemas sexuales o para reorientar tu vida.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle, atiende sus enfermedades con medicina natural, acupuntura, masajes, sauna, nutrición y regulación de peso; orientación personal y balance de energías. Infórmese sobre el curso: “Energías y Salud”. Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo cine Rex 75 v. al lago, mano derecha, T. 2244 2888, 8861 7881 y en El Raizón, K. 20.2 carretera Masaya, T. 2279 9765, E-Mail: terapiasnat@yahoo.com