Misterios y Enigmas

Manos que curan


Cuando existen inconvenientes de salud leves o graves; si una persona tiene problemas emocionales temporales o recurrentes, cuando se sufre por alguna pena o trauma; puede ser ayudado, mejorado o sanado totalmente con la terapia de sanación de manos.
Sólo se necesita el receptor que es el paciente, el transmisor que es el terapeuta especialista en energías, y el Universo, que es donde se encuentra la energía que hará el cambio. Estos elementos deben encontrarse armónicos. El paciente debe sentir y desear ser sanado, para lo cual sus centros de energía deben abrirse a la sanación, pero esa actitud no debe ser intelectual ni utilitaria sino profunda; casi debe abandonar la parte física de su cuerpo para sumergirse en las profundidades de otros canales más hondos y sutiles, para lo cual el terapeuta tiene las herramientas adecuadas.
El paciente debe anteponer todo lo que es, tiene y siente por su salud, o sea: si tiene que hacer cambios en su estilo de vida debe hacerlo; si debe perdonar tiene que ser de corazón; si tiene que desprenderse de algo, aún de personas, debe llevarlo a cabo.

El terapeuta
El terapeuta o experto no usará sus propias energías, esto no debe hacerse nunca; sino que sabrá conectarse con las energías del mismo Universo, que llamamos las energías del espacio abierto y las de la madre Tierra. Una vez que logra ese equilibrio usará sus manos, como medio, para conectarse con el paciente y aprender a conocerlo sin palabras, sólo con sus manos, donde se manifiestan y se sienten sensaciones que nos señalan, tras una especie de código, el estado de la persona que estamos tratando. Para eso se hace un recorrido con el cuerpo boca abajo y con el cuerpo boca arriba; si está acostado, o por delante y por atrás si está de pie. El recorrido se hace siguiendo la dinámica de los meridianos de la medicina oriental, para una mejor evaluación, aunque no es indispensable.

Cualidades
Para tener efectos rápidos, duraderos y totales, no sólo es indispensable la actitud y hasta rectitud de intención del paciente, sino y especialmente, la calidad del terapeuta. En otras palabras, el profesional debe ser una persona que tenga un cuerpo físico, astral, mental y espiritual muy depurado; su estilo de vida debe ser probo, sin prejuicios; abierto a la realidad humana. En la medida de la gravedad del problema y la condición del receptor y transmisor, así son los resultados. La ley universal para esta terapia de energías es la del amor, debe haber gran deseo del paciente de quererse sanar o de hacer cambios para sanarse y la del terapeuta de querer hacer bien a su paciente. Cuando esto sucede y se está entrenado por un experto para hacerlo todo funcionará maravillosamente.

Técnica
El terapeuta o experto establece la lectura que hace del cuerpo a través de sus manos, no sólo físico sino astral y etérico. Lo hace sin haberle preguntado al paciente qué le aqueja, aunque puede ir, a medida que trabaja, haciéndole preguntas orientadoras. De esta manera inicia el trabajo de equilibrar o remover espacio de energía que llamamos ‘estancada’ en exceso, con déficit, desordenada. Al final de unos 20 ó 30 minutos, en la persona se han operado cambios: ha bajado o desaparecido el dolor, malestares, la angustia, siente paz, se desahoga, siente amor y deseos de vivir.

Terapia antigua
He hecho una exposición moderna de esta terapia de sanación de manos, ésta es muy antigua y la usan muchas religiones con muy buenos resultados, está muy bien definida en la Santa Biblia y en otras tradiciones orientales e hindúes. Cabe señalar, que lo importante es tomar conciencia que no es el terapeuta quien sana, sólo es un medio o transmisor. Se debe aclarar que no se sana lo que la persona quiere, sino lo que las energías en un cuerpo necesitan reordenar.
Si a esta técnica las personas le imprimen vivencias y conceptos cristianos o nobles puede ser una herramienta más que ayude al objetivo, pero deben conocerse los procedimientos, de lo contrario puede haber resultados adversos o caer en el empirismo. Toda energía debe controlarse, de lo contrario hace efectos desastrosos.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle atiende sus enfermedades con medicina natural, acupuntura, masajes, sauna, nutrición y regulación de peso; orientación personal y balance de energías. Infórmese sobre el curso: “Energías y Salud”.Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo Cine Rex 75 v. al lago, mano derecha, T. 2244 2888, 8861 7881 y en El Raizón, K. 20.2 Carretera a Masaya, Telf. 2279 9765, E-Mail: terapiasnat@yahoo.com