Misterios y Enigmas

Acuario se responsabiliza del amor


Sayali Baca

Febrero no sólo es el mes más corto del año, también trae consigo grandes llamados de la temperancia del amor bajo el signo zodiacal de Acuario, los cuales cargan con un mensaje de amor puro, divino y espiritual para el hombre en su conjunto.
San Valentín se ha convertido en un hecho que acontece bajo una festividad social y que dentro de éstas, se ha dado un giro sobre el verdadero significado que data de tiempos antiguos e históricos. El día 14 específicamente se ha considerado para llenarse y brindar amor en su totalidad y no así el resto de los días.
¿Por qué se utiliza el mes de febrero para hacer mención sobre San Valentín? Según el Misionero Gnóstico porque este mes hace referencia al mes nativo de la constelación de Acuario, quien tiene una influencia directa del planeta Urano, mismo que incita a las glándulas sexuales tanto masculinas como femeninas.
Dentro de la naturaleza, el propósito de la activación de las glándulas sexuales, es para cristalizar la virtud del amor bajo el connubio del hombre y la mujer, semillas que deben unirse ante la influencia de planeta Urano, agregó el Misionero.
Dentro de los misterios de la cábala hebrea o la ciencia de los números y basada en la mitología egipcia y su tarot, la carta con el número 14 representa la temperancia, la cual tiene como objetivo que los seres humanos logren un matrimonio, bajo las características de la eternidad, es decir que el acontecimiento no se pueda transformar ni modificar, dentro de su parte interior y exterior, es decir “entre la materia y el espíritu”.
Es importante hacer mención que la información antes expuesta, tal y cual es su explicación del Día del Amor, lamentablemente en estos tiempos se ha desaparecido del pensamiento de la gran mayoría de las personas que lo celebran sin saber a ciencia cierta en qué consiste la celebración, producto de la decadencia de los valores. Esto impide que exista el amor que aduce el Día de San Valentín o Temperancia, especificó el Gnóstico.
El cupido como se le conoce a aquel ángel celestial que con un arco le clava la flecha, es la representación gráfica de todas las personas que celebran y celebraron este pasado 14 de febrero el Día del Amor, enfatizó Cardona. “Sin embargo no todos saben que dentro de la mitología griega éste representa al que traspasa su arco dentro del corazón de todas aquellos que se han preparado espiritualmente para los misterios superiores del matrimonio”, señaló.
Esta fecha que para muchos es especial, es una invitación que llama a las personas para que luchen incansablemente por buscar y conservar el amor divino y espiritual, propósito que el Gnóstico lo tradujo en su existencia en la tierra como la búsqueda de la suprasexualidad, algo más allá que hacer el amor con la pareja, se trata más bien de conjugar esa acción con lo celestial, afirmó.
“Estas fechas deben servir para empezar la conquista e incrementar la fuerza interior, para que nos dirija hacia la búsqueda del Cristo, la conquista espiritual y de esta manera desarrollar un amor inmenso libre de condiciones y caprichos, para así disfrutarlo libremente como debe ser”.

Créditos
Centro de Cultura Gnóstico. Teléfono: 83751388.