Misterios y Enigmas

La casa de los espantos


Crecí en una casa muy extraña, y creo que todo lo que ocurría era debido a las malas vibras, la energía negativa o simplemente los pleitos que se daban de vez en cuando, pues hay quienes dicen que todo eso atrae fuerzas que no son de este mundo.
Desde pequeña siempre escuchaba ruidos, miraba cosas fuera de lo normal; lo más extraño es que no estaban sucediendo, sino que al parecer yo era la más susceptible de mi familia a esos sucesos. Raras veces los demás comentaban algo visto o escuchado.
Casi siempre era lo mismo: en la noche, cuando todos dormían, se escuchaban sonidos en la cocina como si hubiera gente caminando. Por temor nunca me atreví a levantarme y ver qué era. Según mi mamá, era ese miedo lo que ayudaba a que pudiera oír todo aquello. Mi hermana dice que mi presencia los atrae, no sé quién de las dos tendría la razón.
En el patio colindan las ventanas de dos cuartos, y uno de ellos siempre se encuentra desocupado. Esa habitación transmite una sensación escalofriante, se nota una atmósfera cargada, y la última vez que entré no pude ni llegar al baño. No pude avanzar, algo me dijo que saliera de ahí. Quise salir corriendo y lo hice.
Ese cuarto, habitualmente, tiene las cortinas cerradas, y cuando se está en el patio se siente una sensación como si alguien estuviera observando, aunque se encuentre desocupado.
Una de mis hermanas, cuando estábamos pequeñas, decía que hablaba con alguien. Mi mamá una vez intentó cerrar la puerta y sintió que algo la haló hacia adentro, y aunque nadie estaba en el lugar, esa “fuerza” no la soltaba. Siempre se escuchaban murmullos.
Otro día sentí que alguien se acercó por la espalda y se ubicó a mi lado, me acomodó una larga cabellera, por lo que creí que se trataba de una mujer.
En esa casa sucedieron hechos espeluznantes: el microondas se programaba solo, vi a mi hermana sonreír en un momento cuando no se encontraba en la casa. En fin, toda una serie de acontecimientos que no han disminuido, pese a que la casa fue bendecida.
La anónima.
TOME NOTA
Si desea compartir sus historias puede escribir a mperez@elnuevodiario.com.ni