Martes

¿Por qué me obsesiona el peso?


— —

Tan malo es comer en exceso, como privarse de la alimentación.;
Sin embargo, la moda de los cuerpos esqueléticos impuesta por;
las modelos de pasarela, ha llegado hace décadas para atrofiar;
la actitud hacia la vida de muchas personas, sobre todo las;
más jóvenes. ;


Una encuesta recientemente realizada en países desarrollados,;
reveló que las adolescentes le temen más a aumentar de peso;
que a una guerra nuclear, al cáncer o a perder a sus padres. ;


Especialistas coinciden en afirmar que en las sociedades en;
vías de desarrollo, incluso se tiene la costumbre de reunirse;
para charlar sobre el peso, y las jovencitas suelen demostrar;
autodesprecio por su apariencia, influenciadas por supuesto;
por el mundo de la moda, que presenta mujeres más que;
delgadas. ;


Hay que aclarar que no es malo preocuparse por la;
apariencia... el problema surge cuando esto se vuelve una;
obsesión y se llega a los extremos, como el de una muchacha;
encuestada que mide 1.60 metros, más o menos la altura media;
de las nicas, y sólo pesa noventa libras. Esta joven explicó;
que su vida es un constante temor por recuperar el peso que;
perdió en tres ańos. ;


Esta misma encuestada reveló que padece del trastorno;
alimentario conocido como anorexia nerviosa, por lo que;
literalmente se está "matando de hambre". ;


ANOREXIA NERVIOSA;


Este desorden puede desencadenarse de la forma más inocente.;
La mayoría de los casos se originan cuando la muchacha se;
siente gorda y decide perder unas libras, pero cuando alcanza;
su objetivo no está satisfecha y persevera hasta que queda en;
los puros huesos y la anorexia se apoderó de su vida. ;


Eso no quiere decir que todas las mujeres que se ponen a dieta;
son anoréxicas o corren el peligro de serlo. La anoréxica;
tiene un miedo patológico a engordar, lo que les impide comer;
aunque tengan hambre. ;


La anorexia afecta de tal manera a las muchachas que la;
sufren, que bajan su rendimiento escolar, se muestran;
somnolientas y débiles e incapaces de cumplir con mínimos;
esfuerzos físicos. Con el tiempo, pueden sobrevenir trastornos;
peores, como la suspensión de la menstruación y problemas;
cardíacos que ponen en peligro sus vidas. ;


LA ENFERMEDAD DE DIANA;


Otro mal que afecta a las obsesionadas por el peso es la;
bulimia. Por cierto, esta enfermedad es famosa, porque la;
padeció la fallecida princesa Diana, cuando enfrentaba serios;
problemas en su matrimonio con el príncipe Carlos. ;


La bulimia consiste en comer desenfrenadamente y luego, a;
escondidas, provocarse un vómito. A diferencia de la anorexia,;
la bulimia es más fácil de ocultar, porque la persona por lo;
general no es ni tan delgada, ni obesa. ;


Existe otro problema, relacionado con el sobrepeso, y es la;
sobreingesta compulsiva, la que no pasa tan inadvertida que;
digamos, porque la persona come en exceso en público y puede;
lucir unas libras de más. ;


Los tres trastornos pueden ser graves y hasta mortales. La;
anorexia puede provocar desnutrición severa, los vómitos;
inducidos perforan el esófago y la obesidad es pésima, porque;
se asocia con males crónicos como la diabetes y la;
hipertensión.;


Algo más que afecta a todas las personas que presentan estos;
desórdenes: se sienten infelices, tienen poca autoestima y son;
más proclives a la ansiedad. ;


La respuesta a estos tres males se puede resumir en varios;
principios que también son la base de la salud en general,;
porque no en balde alguien dijo, que somos lo que comemos.;
Alimentarse sana y balanceadamente, comiendo frutas, verduras,;
pocas carnes, evitar grasas y exceso de carbohidrato. Hacer;
ejercicio, no necesariamente en un gimnasio, porque basta con;
una buena caminata. Controlar los vicios como el café, el;
tabaco y el licor. ;