Martes

La rebeldía de la adolescencia

La adolescencia es una etapa difícil, tanto para el que la vive como para los que le rodean, sobre todo para los padres.

— —

Muchos nińos que durante su infancia solían vestirse muy;
adustos y lucir el cabello corto, al llegar a esta etapa optan;
por usar ropas súper grandes, dejarse crecer el cabello o;
hacerle un corte estrambótico o más aún, ponerse una;
"chapita". ;


Esto atańe tanto a padres como a hijos adolescentes. La;
psicóloga Ledia Gutiérrez, quien atiende en la clínica Mente;
Sana, al telefax 2442539, nos formula una especie de reglas;
tácitas que deberían prevalecer para hacer "más llevaderos";
esos ańos de afirmación de la personalidad de los muchachos.;


PERSONALIDAD PROPIA Y AUTORIDAD;


- Todos los individuos necesitan afirmarse a sí mismos. Si el;
hijo o hija quiere ponerse algo que al padre no le gusta, lo;
que debe darle es orientación, pero no imponerse, porque así;
lo único que logrará es una reacción negativa, como el;
silencio, la hostilidad, la reserva, la cólera, la frustración;
y finalmente, el conflicto. ;


- Los padres no son los propietarios de sus hijos y no pueden;
controlar lo que piensan. Si quieren que sus hijos respeten;
sus valores y los de las demás personas, también ellos deben;
respetar los valores de los muchachos, aunque sean diferentes;
a los suyos. ;


- Permitan que se expresen en el hogar. Si los muchachos se;
encierran en sí mismos, algo muy típico a su edad, es para;
evitar las discusiones o quizás divaguen en otras realidades.;
De cualquier manera, lo más recomendable es mantener una buena;
relación con ellos para evitar que se aíslen.;


PADRES SIGUEN SIENDO MUY IMPORTANTES;


Aunque sea difícil de creer, para los adolescentes las;
opiniones de su padre o madre son importantes, ya que son y;
serán siempre la autoridad. ;


Como tal, los padres deben preocuparse por ser más pacientes y;
comprensivo, hasta que haya pasado este período tormentoso,;
como es la adolescencia. ;


Por supuesto que estas reglas tampoco promueven el;
absolutismo, pues la orientación y la dirección de los padres;
es en todo momento lo esencial para el buen desarrollo de sus;
hijos. ;


La adolescencia es cuando los muchachos más necesitan de;
disciplina y mejor comunicación y, sobre todo, mucho amor de;
sus progenitores, concluye Ledia.