Internacionales

Perforadora llega hasta refugio de mineros


MINA SAN JOSÉ /AFP

Los 33 mineros chilenos atrapados hace casi mes y medio trabajarán desde hoy sábado en su propio rescate, retirando escombros dentro del yacimiento, dijo el psicólogo del equipo de salvamento, Claudio Ibáñez, ayer viernes.
Ibáñez aseguró que los mineros “están súper bien anímicamente, mental y psicológicamente, como equipo”. “Siguen dando ejemplo. No sólo se sienten objeto de rescate, se sienten actores y parte del equipo de rescate”, apostilló.
Ayer una perforadora utilizada en el llamado Plan B de rescate alcanzó los 630 metros de profundidad, donde están los trabajadores, con lo que se iniciará una segunda fase de perforación para ensanchar el ducto por el cual se espera rescatar a los mineros.
Los 33 obreros deberán colaborar recogiendo los escombros que caigan al taller.
“Van a tener que mover material. Se habló ayer jueves con ellos sobre esto, y están totalmente dispuestos. Desde el punto de vista psicológico lo mejor que puede ocurrir es que ellos tengan actividad, y especialmente que realicen actividades vinculadas a su propio rescate”, dijo Ibáñez.
Tras la llegada de la perforada, los mineros se retiraron del sitio para relajarse un poco.
“Se fueron a descansar porque estuvieron toda la noche esperando el rompimiento. Van a dormir un poco, porque enseguida tienen que ponerse a meter pala”, dijo.
El equipo de psicólogos sigue sorprendido por la organización, las iniciativas y el desempeño de los mineros, que se distribuyeron en tres turnos de trabajo.

Ansiosos por ayudar
Incluso se juntan a diario para una sesión de recogimiento espiritual de 40 minutos de duración.
“La psicología tradicional tiende a patologizar a las personas, a creerlas incapaces, sin potencial frente a la adversidad”.
Esta situación con los mineros es de libro: demuestra que las personas, cuando enfrentamos situaciones difíciles, somos capaces de ir adelante y no ser aplastados por la tragedia ni la adversidad”, explicó Ibáñez.
Uno de los operarios de la máquina de sondaje que este viernes llegó al taller, Igor Proestakis, explicó que los mineros “están muy ansiosos por ayudar”.
“Ellos quieren ser partícipes de su rescate. Duermen más tranquilos escuchando el martillo que cuando no lo escuchan, y eso que es un sonido bastante fuerte en los últimos minutos”, explicó Proestakis.
Los socorristas ya facilitaron a los mineros tapones para los oídos, comentó