Internacionales

Explosión e incendio sacuden San Francisco


LOS ÁNGELES / EFE

Al menos seis personas murieron en el incendio que se desató el jueves en un barrio de San Bruno, cerca de San Francisco, EU, donde se registraron decenas de heridos y viviendas destruidas, tras la explosión de un gasoducto, informaron ayer viernes las autoridades.
El incendio, que ocurrió en un área próxima al aeropuerto internacional de San Francisco y que según el vicegobernador estatal de California, Abel Maldonado, ayer fue controlado, destruyó 38 viviendas, dañó otras siete y obligó a la evacuación de más de 100 personas.
Maldonado declaró el estado de emergencia en el barrio de Crestmoor y dijo que las llamas están controladas en un 100% tras haber arrasado más de seis hectáreas de terreno.
“Es un tragedia horrible”, dijo Maldonado. “Parece como si hubiera estallado una bomba. Vi desperdicios por todas partes. Fue una explosión enorme”, apuntó.
El suceso originó un cráter de unos nueve metros
Maldonado añadió que aún se investiga la causa de la explosión y que las personas que han perdido sus hogares cobrarán el desempleo. Asimismo 12 perros adiestrados recorrían el área en búsqueda de posibles víctimas.
En su declaración oficial informó de al menos cuatro muertos, aunque horas antes el capitán de bomberos de la ciudad, Charlie Barriner, dio la cifra de seis fallecidos.
Barriner manifestó que es posible que aumente la cifra de víctimas y que por el momento se ha registrado el 75% de los hogares afectados. No se ha informado de ningún vecino desaparecido.

Pensaron que habían caído un avión
“Pensé que (un avión) 747 había aterrizado sobre nosotros”, dijo a los medios. “Hizo que temblaran hasta los cimientos de nuestra estación”, agregó.
Hasta ahora se han contabilizado 52 heridos, tres de ellos con quemaduras de tercer grado y cuatro bomberos por inhalación de humo.
“Aún hay una humareda negra en el cielo de esta ciudad”, dijo el alcalde de San Bruno, Jim Ruane. “Escucharon los números. Desafortunadamente, van a ser mayores. Lo sabremos a lo largo del día”, agregó.
La explosión y posterior incendio se originó en un conducto de la empresa Pacific Gas and Electric (PG&E), al parecer por un escape de gas, explicó Blair Jones, portavoz de la empresa.
“Estamos apesadumbrados y tristes por esta tragedia y vamos a hacer todo lo posible por ayudar a los afectados”, dijo el presidente de la empresa, Chris Johns.
El incidente produjo una columna de fuego de casi 100 metros de altura junto con una onda expansiva que se pudo sentir a varios kilómetros de distancia y que muchos vecinos confundieron con un gran terremoto.