Internacionales

Mineros aparecen de buen humor en nuevo video


SANTIAGO DE CHILE / EFE

Las autoridades difundieron un nuevo video de los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad en el norte de Chile en el que estos aparecen de buen humor y con aspecto saludable, informaron ayer medios locales.
La grabación, de un minuto de duración, fue entregada a los familiares de los trabajadores que siguen los pormenores del rescate en el campamento “Esperanza”, en la mina San José, 830 kilómetros al norte de Santiago.
En el video, que es el tercero filmado por los propios mineros, Yonnhy Barrios, el trabajador que tiene conocimientos de enfermería y se encarga de supervisar la salud de sus compañeros, aparece poniendo parches de nicotina a uno de ellos.
Los mineros han recibido estos parches para suplir la carencia de cigarrillos, que las autoridades se han negado a enviarles tanto por motivos de salud como para no saturar las condiciones de ventilación del refugio en el que se encuentran.
Algunos de los trabajadores van vestidos con camisetas rojas, mientras que otros aparecen con el torso descubierto.

El uso de las “palomas”
Uno de ellos explica además cuál es el sistema de comunicación que emplean para mandar mensajes al exterior a través de las llamadas “palomas”, unos tubos cilíndricos que les conectan con la superficie a través de las sondas abiertas en la primera etapa del salvamento.
Todos ellos lucen con buena apariencia y aspecto limpio, aunque algunos llevan una prominente barba.
Al final de la grabación, la dirección la toma Mario Sepúlveda, el minero que se ha destacado por sus dotes de comunicador ante la cámara y que, en esta ocasión, ofrece la ayuda de los mineros para colaborar en las tareas de rescate.
“Si hay que tirar pala, si hay que tomar una picota (pico) y si hay que hacer un trabajito por estos lados para ayudar en el rescate, aquí estamos, ¿o no compañeros?”, pregunta Sepúlveda, a quien sus compañeros responden con un entusiasta “sí”.
“Un besito desde las profundidades. Adelante estudio central”, dice Sepúlveda a modo de despedida.