Internacionales

Obama contra recorte de impuestos a ricos


WASHINGTON / EFE

El presidente de EU, Barack Obama, defendió ayer en su cuarta alocución sobre la economía en seis días la necesidad de eliminar las actuales desgravaciones fiscales para los más ricos, pese a lo que exigen los legisladores republicanos.
En un discurso en Cleveland (Ohio), una de las zonas más deprimidas del país, Obama buscó promover sus planes para estimular la alicaída economía y arremeter contra la oposición republicana, a modo ya de campaña electoral antes de unos comicios legislativos de noviembre que se anticipan enormemente complicados para los demócratas.
Aunque anunció una serie de propuestas para dar beneficios fiscales a las empresas que inviertan en nuevos equipos, dedicó el grueso de su discurso a criticar las propuestas económicas republicanas.
“¿Queremos volver a las mismas políticas fracasadas que dejaron nuestra economía en la cuneta o seguimos avanzando con políticas que poco a poco nos sacan de ella?”, se preguntó Obama.

Recortes expiran en diciembre
En concreto, se refirió a los recortes de impuestos sobre la renta que adoptó su predecesor, George W. Bush, y que expiran en diciembre.
Los legisladores republicanos, algunos demócratas y varios economistas se han declarado a favor de extender esa medida, en la creencia de que ayudará a impulsar el consumo y, con ello, el resto de la economía.
“No es responsabilidad fiscal. No es un plan serio para gobernar”, consideró Obama.
La Casa Blanca rechaza perpetuar esos recortes para las rentas superiores a los 250.000 dólares anuales si se trata de parejas casadas, o 200.000 dólares para los solteros.
En cambio, planea hacer permanentes los beneficios fiscales para las rentas inferiores a esas cifras, que según el Gobierno corresponden al 97% de los estadounidenses.
Obama apuntó que los republicanos quieren que se tomen prestados “700.000 millones en los próximos diez años para dar un recorte de impuestos de cerca de 100.000 dólares a gente que ya es millonaria”.
El rechazo a extender los recortes, aseguró, “no es para castigar a los más acomodados, es porque no podemos permitirnos los 700.000 millones de dólares que costaría” mantenerlos.
El presidente estadounidense reveló también su propuesta para aportar incentivos fiscales a las empresas que inviertan en equipos y nuevas instalaciones, y que podrán desgravar en un solo año, hasta 2011, el ciento por ciento de la inversión.