Internacionales

Llegan a 46 muertos por lluvias en Guatemala

* Presidente Colom califica desgracia como “tragedia nacional”

SOLOLA /AFP

Los equipos de rescate suspendieron ayer lunes por nuevas lluvias la búsqueda de víctimas de los aguaceros y deslaves que azotaron a Guatemala y que este fin de semana dejaron al menos 46 muertos y 15 desaparecidos, según cifras oficiales.
Las tareas de rescate, reanudadas el lunes al amanecer, fueron suspendidas por la tarde debido a la lluvia después de que fueran recuperados dos cadáveres.
“Una de las víctimas fue identificada como Diego Ambrosio López, de unos 76 años”, declaró Hugo Rodríguez, un responsable de la estatal Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred).
El número de muertos por las fuertes lluvias subió a 46 en el país, mientras que otras 15 personas siguen desaparecidas y los damnificados suman unos 51.000, según la Conred.
Por su parte, el mayor de los bomberos César Aguirre dijo a la AFP, que las tareas de rescate de las víctimas del alud fueron suspendidas la tarde de este lunes debido a las nuevas lluvias.
Aguirre explicó que “para evitar una nueva tragedia” la Conred tomó la decisión, toda vez que el área está inestable por la saturación del suelo.
El secretario ejecutivo de la Conred, Alejandro Maldonado, señaló que hay comunidades anegadas e importantes daños en la infraestructura vial del país.

Colom visita el sitio
“Es una tragedia nacional. Sólo en este fin de semana se han tenido daños similares a los de (la tormenta) Agatha” en mayo, afirmó el presidente Álvaro Colom tras visitar el lugar de un deslizamiento que sepultó a unas 40 personas.
En ese lugar, en el kilómetro 171 de la ruta Interamericana, cerca de Solala (oeste), han sido recuperados 25 cadáveres hasta ahora, pero continúan las faenas de remoción de tierra.
Las autoridades improvisaron una morgue a unos 500 metros de la zona del desastre. Pero en medio de su dolor, algunos familiares se llevaron los cuerpos de sus seres queridos sin esperar una autorización judicial para ello.
Aunado a las escenas de dolor de los familiares, prevalecen las de temor por parte de los socorristas, quienes en al menos una ocasión han tenido que retirarse del área ante la posibilidad de un nuevo deslizamiento.
“Es doloroso que la gente pobre sea la que pague la factura de los fenómenos naturales. Hay que usar esta carretera sólo para lo indispensable, porque hay derrumbes por todos lados”, agregó el mandatario.
Colom exhortó a los legisladores a que aprobaran rápidamente el empleo de fondos financieros de emergencia para responder a la situación.
“Me parece una gran irresponsabilidad no reconocer que el país está en una verdadera emergencia”, afirmó al referirse a los estragos ocasionados por las lluvias y a lo que considera falta de voluntad de los partidos de oposición de aprobar los fondos extraordinarios solicitados.