Internacionales

Instalan maquinaria para iniciar rescate


SANTIAGO DE CHILE, AGENCIAS

Los equipos de rescate ultimaron ayer lunes, la puesta a punto de la máquina perforadora que empezaría la excavación de un conducto para salvar a los 33 mineros atrapados en un yacimiento en el norte de Chile desde el pasado cinco de agosto, informaron fuentes oficiales.
El operativo, que debió empezar este fin de semana, se atrasó porque se esperaba la llegada de uno de los motores de la máquina proveniente de Alemania.
La perforadora que llegó por piezas a lo largo de la semana pasada, cavará un conducto de unos 38 centímetros de diámetro, que posteriormente será ampliado a unos 70 centímetros para rescatar por ahí a las víctimas.
Se espera que durante los próximos días llegue una segunda máquina para iniciar un plan alternativo, con el que las autoridades buscan acortar el periodo de rescate previsto inicialmente.
El llamado “Plan B” consiste en ensanchar una de las sondas que llegó a las galerías interiores de la mina donde se encuentran atrapados los obreros, tarea que podría demorarse unos dos meses.
Para llevar a cabo este plan se requiere una máquina modelo Schramm T-130, una perforadora de aire reverso que permite excavar un hoyo de unos 75 centímetros de diámetro, avanza alrededor de 20 metros diarios y tiene alcance de 700 metros de profundidad.
La máquina se encontraba en la minera Inés de Collahuasi, en Iquique, y ya inició su traslado hacia la mina San José, a 830 kilómetros al norte de Santiago.
El ministro de Minería, Laurence Golborne confirmó que el Gobierno analiza “hasta diez” opciones diferentes para el rescate, por instrucciones del presidente Sebastián Piñera, con el fin de establecer alguna posibilidad de acortar el tiempo necesario para el rescate.
“El Presidente nos pidió ver otras opciones para rescatar a los mineros atrapados. Esto ya se está analizando y hay alrededor de diez opciones diferentes”, precisó Golborne.

Varios mineros reclaman alcohol
En tanto, los mineros atrapados han recibido camas desmontables y otros artículos para poder resistir con menor sufrimiento, pero varios de ellos reclaman alcohol.
Antes que los calcetines de fibra de cobre que impedirán la llegada de hongos, antes que los videojuegos y los proyectores para ver partidos de fútbol grabados, un número indeterminado de ellos preferiría calmar la ansiedad con una botella.
“Algunos ingerían cantidades importantes. Y a veces no es conveniente que una persona corte de golpe con la adicción, pero lo único que podemos hacer es enviarle vitamina B y ácido fólico”, indicó a EL PAÍS el ministro de Salud, Jaime Mañalich.
Al Síndrome de Abstinencia se suman los problemas que cada uno arrastraba antes de bajar al yacimiento.