Internacionales

Urgen miles de millones de dólares en Pakistán

* Por el momento la prioridad es salvar vidas, dice ONU

ISLAMABAD / EFE

La ONU aseguró ayer que Pakistán necesita “cientos de millones de dólares” de ayuda inmediata para superar la catástrofe natural “más grande de la historia” del país surasiático, donde las inundaciones siguen extendiéndose y urge evitar más muertes.
“Es, ciertamente, la catástrofe más grande de la historia de Pakistán. Se necesitarán cientos de millones para la asistencia, y miles de millones para la reconstrucción”, afirmó en rueda de prensa en Islamabad el enviado especial de Naciones Unidas para la asistencia a Pakistán, Jean-Maurice Ripert.
Ripert no anunció el esperado plan de asistencia con números y programas concretos, que estará listo “en un par de días”, pero sí subrayó que se necesita urgentemente el apoyo de la comunidad internacional para asistir a los 13.8 millones de afectados.
“Esta operación tiene que ser masiva”, dijo durante el mismo acto el coordinador de la ONU para Asistencia Humanitaria, Martin Mogwanja, quien alertó de que “salvar vidas es la prioridad absoluta”, pues “las aguas siguen avanzando” ahora en el sur paquistaní, y las lluvias vuelven a afectar a zonas ya inundadas.
“Hay que garantizar que no tengamos una segunda ola de muertes debido a enfermedades por las aguas” contaminadas, declaró Mogwanja, que se mostró preocupado por los numerosos casos de diarreas problemas gástricos o infecciones que se están registrando.

Cifras escalofriantes
Según sus datos, las peores inundaciones de los últimos 80 años han causado hasta la fecha la muerte de más de 1,600 personas y 14,000 cabezas de ganado, destruido o dañado severamente 300,000 viviendas y anegado el 15% del territorio de Pakistán, incluidos 1,05 millones de hectáreas de cultivo.
Los portavoces destacaron la necesidad de “trabajar juntos”, en cooperación con las autoridades y con el resto de organismos humanitarios, y actuar rápido para proveer comida, cobijo y atención sanitaria a todos los damnificados.
La catástrofe, que ayer fue calificada por el organismo como superior al “tsunami” que en 2004 sacudió el sureste asiático en cuanto a número de damnificados, ha causado, además, enormes daños materiales a infraestructuras como carreteras y puentes, y tendrá un fuerte impacto en la economía.
Por ello, según la ONU, en las próximas semanas se presentará un plan de reconstrucción que requerirá miles de millones de dólares, y que está siendo preparado por el Gobierno paquistaní en colaboración con Naciones Unidas, el Banco Asiático de Desarrollo y el Banco Mundial.

Asistencia inmediata
Para el programa de asistencia “inmediata”, la ONU ha recaudado por el momento 38.2 millones de dólares, mientras que otros 90.9 millones han sido prometidos, pero no entregados todavía.
Mientras la comunidad humanitaria trataba de conseguir apoyo internacional en Islamabad, las inundaciones seguían sin dar respiro a un país que ve con impotencia cómo las aguas amenazan con agrandar la tragedia.
Las aguas de los afluentes y del mismo río Indo han recorrido más de mil kilómetros desde finales de julio por todo el territorio, y actualmente anegan zonas de las provincias oriental de Punjab y sudoriental de Sindh, mientras que el mal tiempo sigue complicando la asistencia en el devastado noroeste, donde hay miles de personas bloqueadas.
Un escenario de muerte y destrucción que pronto tendrá oportunidad de visitar el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, quien ayer, tras más de una semana de gira por Europa, regresó a su país entre fuertes críticas por parte de la sociedad civil y de la esfera política y mediática por su ausencia.