Internacionales

Fidel Castro no comentó la situación interna de Cuba

* Habló 13 minutos sobre el peligro de una guerra nuclear si EU e Israel atacan a Irán

LA HABANA / AFP

El líder cubano, Fidel Castro, volvió ayer sábado al Parlamento por primera vez desde que dejó el poder hace cuatro años por una enfermedad, para alertar sobre una inminente guerra nuclear, en una sesión transmitida en vivo por la televisión.
Vestido de uniforme verde olivo, el ex gobernante quien cumplirá el viernes 84 años, caminó a paso lento en medio de una fuerte ovación hasta el podio donde leyó de pie durante 13 minutos un mensaje a los diputados, en presencia de su hermano, el mandatario Raúl Castro.
Castro, quien al igual que su hermano tiene un escaño en el Parlamento, advirtió que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, deberá tomar la decisión “en solitario” de dar la orden de desatar un “holocausto” nuclear.
“No la dará si se logra que tome conciencia de ello. Es lo que estamos haciendo aquí. Estamos haciendo una contribución a ese esfuerzo disuasivo”, afirmó ante más de 600 diputados y en presencia de la prensa extranjera.
La sesión extraordinaria de hora y media durante la que Raúl Castro permaneció en silencio, fue solicitada por Fidel para hablar del peligro de una guerra nuclear si Estados Unidos e Israel atacan a Irán.
“La ventaja de Obama es que no es un Nixon; Nixon era un cínico. Ese país ha tenido presidentes que muchos de ellos son cínicos, otros ignorantes”, dijo el líder comunista, quien estuvo acompañado de su esposa Dalia Soto del Valle.

Notable recuperación
Castro, cuyas imágenes de este sábado son las primeras difundidas en vivo, tuvo una notable recuperación tras haber estado a punto de morir, y luego de un largo retiro médico apareció en julio en una decena de pequeños actos y encuentros, que los cubanos vieron en transmisiones diferidas. En esas reuniones en las que vistió de civil o camisa verde olivo sin insignias militares --como ayer sábado--, habló con científicos, intelectuales, economistas, jóvenes y artistas, sobre problemas internacionales, sin abordar la situación en la isla.
Tras gobernar 48 años, Castro delegó el poder a su hermano el 31 de julio de 2006 por la crisis de salud debido a un trastorno intestinal, pero conserva el influyente cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista y su título de ‘Comandante en Jefe’.
La sesión parlamentaria se celebra una semana después de la primera de las dos reuniones ordinarias anuales, en la que Raúl Castro anunció medidas para enfrentar la crisis económica, como la apertura de pequeños negocios privados.

Nada sobre política doméstica
Los cubanos notan que Castro se abstiene de opinar sobre política doméstica. “Lo vi bien, aunque me hubiera gustado que Fidel tuviera unas palabras de aliento para los cubanos que tenemos muchas dificultades en lo cotidiano”, dijo el custodio de un edificio en La Habana Vieja.
Aunque sorprendidos por su recuperación, los cubanos descartan una vuelta al poder de quien los gobernó desde el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959 hasta el 31 de julio de 2006.
“El nunca ha salido (de la vida política cubana). Fidel siempre ha estado latente, con el pulso del pueblo. Siempre ha sido un respaldo y grande para todos, para el propio Raúl Castro”, dijo Omar González, Diputado y Presidente del Instituto de Cine.
Destacando el papel internacional del ‘Comandante’, el Diputado Eduardo Borges señaló “la importancia de su reaparición, sobre todo en este momento en que el mundo se debate entre la guerra y la paz”.
En su convalecencia Castro recibió a dignatarios y amigos en su residencia --de la cual fueron publicadas fotos y videos-- en traje deportivo, sin haber vuelto a vestir el uniforme con las insignias de Comandante en Jefe, símbolo de su poder y liderazgo.