Internacionales

ELN anuncia que explorará con otros países caminos de paz


BOGOTÁ / EFE

El Ejército de Liberación Nacional de Colombia, ELN, explorará con Venezuela y otros gobiernos de América, la posibilidad de caminos de paz para el país andino y el continente, anunció el mando central del grupo guerrillero.
Las gestiones fueron anticipadas por el primero y segundo comandante del ELN, Nicolás Rodríguez y Antonio García, respectivamente, en un mensaje divulgado ayer por el sitio de los rebeldes en Internet.
“El ELN está interesado en trabajar por construir una salida política al conflicto interno de Colombia en el marco de una propuesta de paz para el continente”, ratificaron los jefes insurgentes. Precisaron que esta salida debe vincularse con “los esfuerzos de los países que integran Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), y de otras iniciativas de acompañamiento que desde la comunidad internacional surjan”.
“Desde ya nos disponemos a intercambiar con el Gobierno venezolano y otros gobiernos del continente para explorar los caminos que hagan posible la paz en Colombia y en nuestra América”, enfatizaron Rodríguez y García.
Con este mensaje, los líderes rebeldes respondieron a una iniciativa de paz para Colombia que el Ejecutivo de Venezuela adelantó el pasado 25 de julio. El plan, sin detalles, fue informado por el Canciller venezolano, Nicolás Maduro, tres días después de que el presidente de su país, Hugo Chávez, rompiera relaciones con Colombia.
La ruptura se derivó de denuncias del Ejecutivo, del gobernante saliente colombiano, Álvaro Uribe, sobre la supuesta presencia de rebeldes del ELN y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC en territorio del país vecino.
Rodríguez y García consideraron que Uribe se alineó siempre con los intereses de Estados Unidos y “sus iniciativas de agresión internacional y en nuestro suelo”.
El sucesor de Uribe, Juan Manuel Santos, prometió continuar “esta política guerrerista e intervencionista”, añadieron los líderes rebeldes, que criticaron que uno y otro han querido vender la idea de que el ELN y, en general, la insurgencia colombiana, “se niegan a construir un camino hacia la paz”. El interés único de los gobiernos es el del desarme y desmovilización de los guerrilleros, y no el de los cambios estructurales para superar las verdaderas causas del conflicto armado interno, dijeron, luego.
Según ellos, “los Estados Unidos y la oligarquía colombiana pretenden internacionalizar el conflicto colombiano, usándolo como pretexto para intervenir militarmente en los países vecinos y afectar los procesos democráticos y de cambios sociales que se construyen en nuestro continente”.