Internacionales

Santos no dará tregua a guerrilla

* Mandatarios de América Latina se dan cita en Bogotá

BOGOTÁ / AFP

Juan Manuel Santos, quien hoy sábado asume la Presidencia de Colombia, tendrá como principales retos reanudar las relaciones con su vecina Venezuela, enfrentar la inequidad social del país, y conseguir una vía que definitivamente ponga fin al conflicto con la guerrilla.
En un esfuerzo regional por mejorar los vínculos de Colombia y Venezuela, rotos hace dos semanas, el Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, y el Secretario General de la Unasur, el ex mandatario argentino Néstor Kirchner, se reunieron ayer viernes en Caracas con el Presidente de Venezuela Hugo Chávez antes de llegar a Bogotá a la toma de posesión de Santos.
Otros doce mandatarios de América Latina estarán presentes en el acto, entre ellos el uruguayo José Mujica que ha dicho que intentará contribuir a “la paz de la región”, el ecuatoriano Rafael Correa, el mexicano Felipe Calderón, el chileno Sergio Piñera, y el peruano Alan García.
Venezuela rompió sus relaciones con Colombia el pasado 22 de julio, luego que el gobierno del saliente presidente Álvaro Uribe denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que en su territorio se esconden unos 1,500 guerrilleros activos de las FARC y el ELN.
Antes de ese episodio, Santos había comenzado como presidente electo un proceso de acercamiento con Venezuela, y había invitado a Chávez a su acto de investidura, insistiendo en afirmar que “cuando los gobernantes pelean, son los pueblos los que sufren”.

Su principal promesa
Al ganar la segunda vuelta presidencial el pasado 30 de agosto, Santos, ex ministro de Defensa de Uribe entre 2006 y 2009, prometió no dar tregua a las guerrillas que mantienen un conflicto armado desde hace más de 40 años.
A una semana de su investidura, Alfonso Cano, máximo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), invitó al nuevo gobierno de Santos a “conversar” para buscar una salida a ese conflicto.
Aunque Santos no ha hecho ninguna declaración sobre el mensaje de Cano, su vicepresidente Angelino Garzón dijo que el diálogo es posible si las FARC liberan a los secuestrados que mantienen en su poder y dejan ir a los menores de edad combatientes.
La forma de enfrentar a las FARC es especialmente sensible en Colombia, donde el Presidente Uribe deja la presidencia al cabo de ocho años con un índice de aprobación de gestión del 80%, basado en su política de “seguridad democrática” de combate frontal a las guerrillas.

Gobierno de unidad
La ejecución de esa política por parte de Santos, quien como Ministro de Defensa entre 2006 y 2009 dio los más duros golpes a las FARC, catapultó políticamente al nuevo presidente, quien llega al cargo con una popularidad del 70%.
De 58 años, casado y con tres hijos, Santos es considerado como el “delfín” de Uribe, y aunque con frecuencia expresa la admiración que le tiene, en las últimas semanas ha mostrado que no dudará en tomar sus propias decisiones.