Internacionales

Polémica por decisión de Televisa en México


MÉXICO /EFE

La decisión de Televisa, la mayor compañía de medios de Latinoamérica y productora del noticiero más visto en México, de no volver a informar sobre la desaparición del ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos, generó una ola de críticas en la prensa del país norteamericano.
La noche del pasado lunes en el noticiero nocturno de Televisa, su presentador Joaquín López Dóriga anunció que el canal no iba a informar sobre el caso de Fernández de Cevallos, uno de los políticos más influyentes del país, quien desapareció el pasado viernes en una de sus fincas ubicada en el estado de Querétaro.
Según Televisa, la decisión busca respetar la vida de Cevallos y de su familia, por lo que el silencio durará hasta el “desenlace” del caso.
Ese anuncio fue “histórico y desconcertante”, según Álvaro Cueva, experto en televisión del diario Milenio, ya que “jamás en la historia de la televisión mexicana un noticiario había hecho un anuncio de semejante naturaleza”, indicó hoy en su columna.
“Qué puede pensar el público cuando su más grande fuente de información viene y le dice esto?” y “¿cómo se puede sentir uno cuando el conductor del programa noticioso más fuerte de México llega y le dice que ya no va a hacer su trabajo?”, se pregunta Cuevas.
Por su parte, la columnista Susana Moscatel, también de Milenio, manifestó hoy: “nunca en la historia de la autocensura habíamos visto que nos avisen de que ya no van a hablar de algo. Simplemente se callan y ya”.
Carlos Loret de Mola, presentador del noticiero mañanero de Televisa, explicó en su columna del periódico El Universal que la decisión del canal de “anteponer la vida de una víctima de secuestro a la tarea periodística” no es “nada nuevo” porque “esa ha sido la política siempre” de la empresa.

Familia pidió ayuno informativo
La familia de Cevallos “esperanzada en que los captores de “El Jefe Diego” (como se conoce comúnmente al político) lo mantengan con vida, solicitó respetuosamente que se abriera un espacio de ayuno informativo en el tema, para motivar a los secuestradores a entrar en contacto para negociar, temerosos de que fueran a reaccionar con pánico ante el escándalo público”, dijo.
Según Loret de Mola, “Televisa no informa de un secuestro en curso a menos que la familia o la autoridad lo hagan público” y siempre “colabora” con las familias cuando se lo solicitan.