Internacionales

Inconformidad con veredicto por asesinato de ecuatoriano


NUEVA YORK / EFE

Familiares del fallecido Marcelo Lucero y autoridades ecuatorianas mostraron su disconformidad con el veredicto anunciado ayer contra Jeffrey Conroy, al que un jurado de Nueva York declaró culpable de homicidio involuntario con motivo de odio racial, pero no de asesinato, que conllevaría cadena perpetua.
“Los cargos no son los que queríamos. Hay un cargo que es muy importante, como es el de delito de odio, pero no implica cadena perpetua”, aseguró en una conferencia de prensa Joselo Lucero, hermano del fallecido en 2008, en la localidad neoyorquina de Patchogue.
Añadió que, con el veredicto, “la cacería ha terminado, al menos por ahora”, refiriéndose al hecho de que los jóvenes que atacaron a su hermano habían salido ese día a “cazar hispanos”, según la Fiscalía, que sostuvo durante el juicio que el asesinato de Lucero fue parte de esa campaña contra miembros de esta minoría.
Haberlo declarado culpable de asesinato habría implicado que el jurado estaba convencido de que cuando apuñaló al ecuatoriano lo hizo con la intención de matarlo, tal como sostuvo la Fiscalía durante el juicio.

Deliberaron por cuatro días
Tras cuatro días de deliberaciones, el jurado de siete hombres y cinco mujeres dio a conocer una decisión que mantenía a la expectativa a la familia, activistas pro inmigrantes, autoridades y comunidad inmigrante en general.
Además, se conoce cuando está a punto de empezar un segundo juicio en Nueva York por el asesinato con motivo de odio racial del también ecuatoriano José Sucuzhañay.
Conroy, que estaba acusado de 20 delitos, fue hallado culpable además de ataque de pandilla, conspiración e intento de ataque como crimen de odio contra Ángel Loja, el amigo que acompañaba a Lucero el 8 de noviembre de 2008 cuando éste fue asesinado.
También fue hallado culpable por atacar a otros tres latinos, casos que salieron a la luz pública luego de que varios hispanos que habían sido víctimas de agresión y asalto reconocieran a los jóvenes detenidos por la muerte de Lucero.
Ahora se enfrenta a entre 8 y 25 años de prisión, según establezca la sentencia que será dictada por el juez Robert Doyle el próximo 26 de mayo.
“La Fiscalía hizo un buen trabajo y el jurado tomó su decisión, y espero que esto envíe un mensaje para evitar más crímenes de odio. (Conroy) puede estar un día o un año en la cárcel, pero eso no va a regresar a mi hermano”, comentó a Efe Joselo Lucero tras conocer la sentencia.
Joselo, que vive en Long Island, estuvo acompañado en la rueda de prensa por su madre, Rosario, quien viajó a Nueva York para presenciar los últimos días del proceso judicial, y quien aseguró que Conroy “vivirá prisionero de su conciencia por lo que hizo”.