Internacionales

Chávez califica a EU de “imperio maldito”

* Expresa que “algún día se acabará y desaparecerá”

CARACAS /AFP

El “imperio maldito” de Estados Unidos “algún día se acabará y desaparecerá”, aseguró ayer martes el presidente de Venezuela Hugo Chávez, quien criticó a los funcionarios de ese país que han acusado a su gobierno de iniciar “una carrera armamentística” en la región.
“Algunos lacayos del imperio dicen que Venezuela se está armando, que ha iniciado una carrera armamentística y que somos una amenaza para el vecindario. Hay que tener cinismo para decir eso. Sobre todo que lo digan los voceros del imperio yanqui. Imperio maldito, que algún día se acabará y desaparecerá de este planeta”, dijo Chávez durante un masivo acto político.
Además, el presidente instó a seguir “preparando la defensa del país” y dijo que la “amenaza imperialista no ha terminado”.
“El imperio yanqui y sus gobiernos lacayos, algunos vecinos de Venezuela, como el caso del gobierno de Colombia, siempre están buscando la manera de agredir a Venezuela”, agregó.
Ayer martes, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, consideró durante su viaje a Perú que Venezuela debería gastar el dinero que ha invertido en los últimos tiempos en armas “en beneficio de su propia gente”.
Sin embargo, el funcionario desestimó que el gobierno de Chávez represente “en la actualidad un reto o amenaza militar”.
La semana pasada, Chávez acusó a Washington de no tener “moral” para criticar a Venezuela por sus compras de equipos militares rusos, que podrían sumar 5.000 millones de dólares después de la reciente visita del primer ministro de ese país, Vladimir Putin, a Caracas.

Juramenta a 30 mil milicianos
El presidente venezolano Hugo Chávez juramentó a miles de nuevos miembros de la milicia bolivariana quienes, uniformados y armados con un fusil, se comprometieron a profundizar la “revolución socialista” en el país sudamericano.
“Listos deben estar ustedes para en cualquier momento tomar las armas que ahí tienen y salir a dar la vida si hubiera que darla por la revolución bolivariana”, proclamó Chávez durante un masivo acto político en Caracas, en el que se recordaba su regreso al poder el 13 de abril de 2002 tras un fallido golpe de Estado de 48 horas.
En el juramento, que Chávez tomó blandiendo la espada del libertador Simón Bolívar, cerca de 30.000 milicianos se comprometieron a no dar “reposo al alma” hasta consolidar “definitivamente” la independencia de Venezuela.
“Construyendo junto a nuestro pueblo el socialismo bolivariano, la revolucion socialista, lo juro”, afirmaron.
Las milicias bolivarianas son grupos de voluntarios que cumplen funciones militares, reciben entrenamiento y son calificados por Chávez como “el pueblo en armas”.
El mandatario, líder del sentimiento antiestadounidense en la región, hizo coincidir su nacimiento oficial con el aniversario de su regreso al poder tras permanecer 48 horas en manos de militares insubordinados.
“Hoy es el día de la milicia nacional, del pueblo en armas y de la revolución de abril”, celebró Chávez el martes durante la concentración. Un decreto oficial publicado durante la jornada estableció que el 13 de abril se celebrará el día del “Júbilo Nacional”.
En 2008 y en virtud de una ley, las milicias bolivarianas se incorporaron a las Fuerzas Armadas y tienen como “misión entrenar, preparar y organizar al pueblo para la Defensa Integral”. Dependen directamente de Chávez, quien es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.
Para los detractores de Chávez, este grupo militar podría derivar en la formación de una especie de guardia personal del presidente.