Internacionales

Combate a posibilidad de terrorismo nuclear a debate


São Paulo /EFE
El jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viajó ayer hacia Washington, donde asistirá a la cumbre sobre seguridad nuclear que convocó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
El mandatario brasileño comenzará sus actividades en la capital estadounidense mañana, cuando al margen de la cumbre se reunirá con los primeros ministros de Italia, Silvio Berlusconi; Japón, Yukio Hatoyama, y Turquía, Recep Erdogan.
El resto del día se ajustará a la agenda del encuentro convocado por Obama y el martes tiene previsto sostener una reunión con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, informaron fuentes oficiales.
La cumbre sobre seguridad nuclear ha sido convocada por Obama con la intención de debatir medidas globales para impedir que armas o componentes atómicos puedan llegar a manos de terroristas.
El portavoz de Lula, Marcelo Baumbach, adelantó que el presidente brasileño considera la preocupación de Obama “relevante”, pero que no puede “interferir” en el uso de la energía nuclear con fines pacíficos.
“La seguridad nuclear debe estar vinculada a la protección física del material, pero no sólo para la prevención del terrorismo, sino para la creación de un ambiente nacional, regional y global seguro, que facilite y fortalezca la promoción del uso pacífico” de la energía atómica, dijo el portavoz.
Según Baumbach, “es importante evitar que una preocupación excesiva con el terrorismo nuclear perjudique el legítimo derecho al uso de la energía nuclear con fines pacíficos”.
El portavoz también indicó que Lula insistirá en su opinión de que “la manera más eficaz de acabar con el riesgo del terrorismo nuclear es la eliminación total e irreversible de todos los arsenales atómicos” que existen en el mundo.
Baumbach dijo que Lula no tiene previsto poner sobre la mesa la polémica por el programa nuclear que desarrolla Irán, pero que si el asunto fuera enfocado, reiterará su opinión de que el Gobierno iraní tiene el mismo “derecho” que Brasil a utilizar la energía nuclear con fines pacíficos.