Internacionales

Turística isla Madeira de Portugal devastada

* Automóviles volcados, puentes destruidos y tejados arrancados, fue el panorama que se observaba ayer domingo.

FUNCHAL / AFP

Las operaciones de socorro se intensificaron ayer domingo en la turística isla de Madeira, región autónoma de Portugal, un día después de un violento temporal de lluvia que causó al menos 40 muertos y decenas de heridos, sumiendo a la capital, Funchal, en el caos.
Ayer domingo por la mañana la lluvia cesó y dejó a la vista la desolación, sobre todo en Funchal, capital regional de 100,000 habitantes, situada en la costa, que se ha despertado devastada por los torrentes de barro.
Este domingo el gobierno regional dio un nuevo balance de 40 muertos y más de 70 heridos aún hospitalizados. Sólo en la ciudad de Funchal los bomberos hallaron 17 cadáveres.
“Es muy probable que encontremos más cadáveres”, declaró a la prensa Miguel Albuquerque, alcalde de Funchal, donde quedan casas y vehículos sepultados bajo el fango.
En medio de los automóviles volcados, puentes destruidos y tejados arrancados, a los habitantes de Funchal les tocó despejar el terreno ayer domingo.
“Los vivos son la prioridad”, afirmó el sábado por la noche el presidente del gobierno regional, Alberto Joao Jardim.
En algunas casas del centro de la ciudad, el barro ha llegado hasta la primera planta. Este domingo, los detritus y los cascotes seguían obstaculizando la carretera que conecta Funchal con el aeropuerto, reabierto por la mañana.
El sábado por la noche, el primer ministro, José Sócrates, visitó la isla, a 900 km al suroeste del continente, y prometió “toda la ayuda necesaria para que Madeira pueda iniciar inmediatamente las obras de restauración”.
Por su lado, el operador Portugal Telecom anunció el envío urgente de 400 kilos de material desde Lisboa para restablecer las comunicaciones.

Centenares sin techo
Según Protección Civil, 250 personas se han quedado sin techo. Un centenar de ellas fueron realojadas el sábado noche en una guarnición de Funchal, y otras por habitantes que tuvieron más suerte.
Según los testimonios recogidos por la prensa local, se ha creado espontáneamente una red de solidaridad.
“Hay gente que se ha puesto a cocinar para los demás, y otros han prestado ropa para que los que estaban empapados pudieran cambiarse”, según un habitante de Funchal.
El delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo, originario de la isla de Madeira, se ha dicho dispuesto a ayudar.
“Nadie puede quedarse indiferente ante una catástrofe de tales proporciones, todavía menos yo, que nací y crecí en Madeira”, dijo la estrella madridista en declaraciones a la página internet de su agente Gestifute.
Treinta personas seguían hospitalizadas el domingo por la tarde, según el servicio de urgencias del hospital de Funchal.
El ministerio británico de Relaciones Exteriores indicó que “verifica” la desaparición probable de uno de sus ciudadanos, muy numerosos entre los 850,000 turistas que frecuentan la llamada “Isla de las Flores” cada año.
Un centro comercial de Funchal fue totalmente destruido, y los bomberos temían descubrir víctimas en el aparcamiento subterráneo inundado.
Equipos con perros y buceadores llegaron a Funchal a bordo de un avión militar C-130 para tratar de encontrar eventuales desaparecidos, sobre los que las autoridades no han dado todavía ninguna información.