Internacionales

Brasil entra de lleno en problema catracho


BRASILIA/AFP

Al abrir las puertas de su embajada en Honduras, al presidente depuesto de ese país, Manuel Zelaya, el gobierno de Brasil ejerce un papel de moderador regional y se involucra directamente en la situación hondureña, destaca la prensa brasileña del martes.
“Brasil asumió un papel central en la crisis de Honduras al acoger a Zelaya”, destaca el prestigioso diario económico Valor, que considera que la llegada del presidente depuesto al país “amplía las presiones” internacionales contra el gobierno golpista de Roberto Micheletti.
“La llegada de Zelaya pone a Brasil en medio del huracán”, destacó la columnista política Elianne Cantanhede, del rotativo Folha, de Sao Paulo. Para el diario, la elección de la embajada brasileña refuerza “el liderazgo y el poder moderador que Brasil viene ocupando en el continente”.
Según Folha, Zelaya podría haber decidido una opción más obvia, que era la embajada de México, como país más próximo a Centroamérica, o la de su aliado Venezuela, ante lo que optó por una opción “más neutra”.

Situación insólita
El diario O Globo destacó que se trata de una “situación insólita” el hecho de que un presidente se refugie en la embajada brasileña, no para conseguir salir del país, sino para volver al poder, lo cual “pone a Brasilia en el centro del problema”.
El rotativo cita al ex canciller del gobierno socialdemócrata, Luiz Felipe Lampreia, quien opina: “Zelaya le trae un problema a Brasil, que no estaba involucrado en el conflicto”.
La cancillería brasileña insistió este martes en afirmar que el gobierno de Brasil no supo de la intención de Zelaya hasta que el funcionario encargado de esa embajada fue contactado por la esposa del depuesto mandatario y una diputada, cuando el presidente depuesto ya estaba en las inmediaciones para entrar.