Internacionales

Insulza espera garantías para viajar a Tegucigalpa


NUEVA YORK/AFP

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo ayer martes que se encuentra a la espera de garantías que le permitan mediar en Honduras un retorno a la democracia.
El regreso del presidente Manuel Zelaya a Honduras “ciertamente aumenta la tensión pero también crea una gran oportunidad”, comentó Insulza a la prensa en Nueva York, donde espera la oportunidad para viajar a Tegucigalpa.
Insulza precisó que se encuentra en contacto con Zelaya y con el gobierno de facto de Roberto Micheletti que lo depuso en junio pasado.
“Tenemos que tener garantías para poder negociar”, dijo Insulza. “Nosotros queremos contribuir a la paz, no queremos contribuir a la división ni a las confrontaciones”, agregó. “Vamos a intentar el diálogo y la mediación, porque esas son las herramientas que tenemos, no tenemos un ejército para ir allá y no lo utilizaríamos”.
Según Insulza, la propuesta de negociación que sigue sobre la mesa es la del “acuerdo de San José”, diseñado por el presidente costarricense Oscar Arias y la OEA para retornar a la democracia y atender algunas preocupaciones de los opositores de Zelaya.

Necesidad de una solución pacífica
“Nosotros nos enteramos de la llegada del presidente de Honduras ayer, a eso del mediodía, por las noticias”, relató Insulza. “Desde ese momento, hemos estado en contacto con él y con las autoridades del gobierno de facto, para promover un diálogo. Tiene que haber un diálogo entre el gobierno electo y el gobierno de facto para un acuerdo pacífico de retorno a la democracia”.
Según Insulza, hay “coincidencia plena” de la comunidad internacional acerca de la necesidad de buscar una solución pacífica.
“Pienso que la población hondureña y las autoridades del gobierno de facto se habrán dado cuenta que a estas alturas, después de tres meses no hay un solo país que los reconozca”.
El diplomático chileno deploró que la embajada brasileña donde se refugió Zelaya en Tegucigalpa haya estado “más de dos horas con todos los servicios esenciales cortados, pero me acaban de informar que se han restablecido”. Insulza pidió además “que no siga el toque de queda”.
De seguir negándose al diálogo, Insulza dijo que el gobierno de Micheletti se expone “a que nadie lo reconozca en el mundo, lo cual es bien complicado”.
Cuanto más pasa el tiempo, comentó, “es cada vez más grave”. “En este momento en Nueva York están todos los países del mundo representados y hay uno que no es reconocido, lo cual es triste”.