Internacionales

Comunidad internacional pide “solución negociada”


PARÍS/AFP

La comunidad internacional llamó ayer martes al gobierno de facto de Honduras a negociar una solución en ese país centroamericano y pidió que se “garantice la seguridad” del derrocado mandatario Manuel Zelaya, quien regresó sorpresivamente el lunes a Tegucigalpa.
“Luego del regreso del presidente Zelaya a Tegucigalpa, la presidencia de la Unión Europea subraya la importancia de una solución negociada de la actual crisis en Honduras,” señaló la presidenta sueca de la UE en una declaración.
“La UE exhorta a todas las partes interesadas a que se abstengan de toda acción que pudiese aumentar la tensión y la violencia”, agregó la presidencia de la UE.
Por otra parte, la UE expresó su “firme apoyo a la Organización de Estados Americanos (OEA) en sus esfuerzos para facilitar el diálogo y la restauración del orden constitucional en Honduras”.
Las autoridades francesas también pidieron al gobierno de facto hondureño que “garantice la seguridad” de Zelaya, cuyo regreso a Tegucigalpa debe permitir “discusiones” para que vuelva a ocupar la presidencia.
París considera que el regreso a Tegucigalpa del jefe de Estado hondureño, derrocado por un el golpe de Estado el 28 de junio, debe permitir “entablar discusiones para un restablecimiento rápido del orden constitucional que incluya su regreso a la presidencia”.

Reacciones en Sudamérica
Igualmente, la cancillería paraguaya reclamó al gobierno de facto hondureño que respete la vida de Zelaya Rosales, quien se encuentra refugiado en la embajada de Brasil
De su lado, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, también pidió a los gobernantes de facto en Honduras aceptar una solución “negociada y democrática” que permita el regreso de Zelaya al poder.
Lula, quien se encuentra en Nueva York para participar en la Asamblea general de la ONU, lanzó además una advertencia al gobierno de facto, exigiendo que respete la inmunidad de la embajada. “Nosotros esperamos que los golpistas no entren a la embajada brasileña”, enfatizó.
El lunes, la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton y el presidente costarricense Oscar Arias habían afirmado que el regreso de Zelaya era una oportunidad para terminar con la crisis política en Honduras.
Por su parte, el presidente venezolano Hugo Chávez dijo que el gobierno de facto de Roberto Micheletti debe “entregar el poder” sin provocar una masacre ahora que el derrocado Manuel Zelaya regresó.
En la capital hondureña, el gobierno de facto extendió el toque de queda hasta el martes para evitar manifestaciones de los partidarios de Zelaya, quien llamó en la madrugada del martes a los hondureños a ir a Tegucigalpa a presionar al régimen de Roberto Micheletti para que ceda y “restaure la constitucionalidad”, en declaraciones a medios locales desde la embajada brasileña.