Internacionales

Disturbios en Irán

* Turba ataca vehículo que movilizaba a Musavi

TEHERÁN / AFP

Jefes de la oposición iraní fueron agredidos ayer viernes en varios enfrentamientos entre sus partidarios y la Policía antidisturbios, en las primeras protestas masivas en dos meses y medio contra el régimen del presidente Mahmud Ahmadinejad, según páginas webs y testigos.
Es la primera vez que la oposición se manifestaba contra la reelección de Ahmadinejad y en apoyo del moderado Mir Hosein Musavi, que acusa a las autoridades de fraude electoral.
Desafiando las advertencias del régimen, decenas de miles de partidarios de la oposición salieron a la calle por la mañana, aprovechando una manifestación oficial organizada por el poder en solidaridad con los palestinos.
El jefe opositor Musavi, que llegó en automóvil a una de las manifestaciones, fue abucheado a gritos de “muerte a Musavi” por simpatizantes del régimen que se abalanzaron sobre el vehículo, obligándolo a abandonar el lugar, según la agencia IRNA.
En medio de un imponente dispositivo policial, los manifestantes, que llevaban brazaletes verdes, color de la campaña electoral de Musavi, se manifestaron en favor de su líder en distintas plazas de Teherán.

Agreden a ex presidente
El ex presidente iraní Mohammed Jatami, que participaba en uno de los cortejos, fue agredido físicamente, según el portal internet de los reformistas Parlemannews.ir.
“Un grupo de conservadores (...) quería golpearlo. Pero los partidarios (de Jatami) se lo impidieron”, afirma esta página web.
En la plaza Haft-e Tir, simpatizantes del régimen que circulaban en motocicleta detuvieron y golpearon con cachiporras a varios manifestantes, según testigos. A continuación, la Policía dispersó la concentración.
Fuera de Teherán, miembros de la milicia islámica (Bassidjis) atacaron a manifestantes en Tabriz (norte) y policías vestidos de civil detuvieron a opositores, según el portal de la oposición Mowjcamp.com. Lo mismo ocurrió en Ispahan.
En la capital, los partidarios del régimen gritaron “Muerte a Estados Unidos” y “Muerte a Israel”, retomando las tradicionales consignas del Día anual de Al Qods (Jerusalén).
En la universidad de Teherán, donde se concentraron sus partidarios, Ahmadinejad calificó de nuevo el Holocausto de “mito” y afirmó que Israel estaba “a punto de hundirse”.
“Las reiteradas denegaciones del Holocausto por parte del presidente Ahmadinejad son repugnantes e ignorantes. Es muy importante que la comunidad internacional se levante contra esta oleada de insultos”, afirmó el ministro británico de Relaciones Exteriores David Miliband.
Ahmadinejad afirmó, además, que el movimiento de oposición en Irán estaba en las últimas.
Las manifestaciones terminaron a media tarde en Teherán, según testigos.
“Algunos manifestantes protestaron contra Ahmadinejad, pero quedaron ahogados en la inmensa multitud que expresaba su solidaridad con los palestinos”, afirmó la televisión estatal.
El vicepresidente de la Asamblea, Mohammad Reza Bahonar, se alzó contra las “agresiones y actos ilegales” de los que fueron objeto los responsables de la oposición.
En el extranjero, Francia se declaró “especialmente preocupada por las informaciones” sobre “actos violentos cometidos contra responsables de la oposición”.
Tras las elecciones presidenciales, un movimiento de protesta popular sumió el país en una crisis sin precedentes desde la revolución islámica de 1979.
Al menos 4,000 manifestantes fueron detenidos, de los cuales unos 150 aún permanecen en prisión. Setenta y dos personas según la oposición y 36 según fuentes oficiales murieron durante los disturbios.