Internacionales

Moscú renuncia a desplegar misiles en Kaliningrado

* Abandono de Obama a plan de Bush no pasa inadvertido

MOSCÚ / AFP
Rusia abandonó su proyecto de desplegar misiles de tipo Iskander en su enclave de Kaliningrado, después de que Estados Unidos renunciase a instalar un escudo antimisiles en Europa del Este, dijo ayer viernes una fuente militar rusa citada por la agencia Interfax.
“El abandono por parte de Washington de su escudo antimisiles no pasará inadvertido”, declaró esta fuente no identificada.
“Las medidas tomadas (por Rusia) en respuesta al escudo antimisiles estadounidense serán congeladas y tal vez completamente abandonadas”, añadió.
Esta fuente precisó que una de las principales medidas se refiere al despliegue de misiles Iskander en Kaliningrado, un enclave ruso entre Polonia y Lituania.

Satisfacción en Polonia
El ministro polaco de Relaciones Exteriores, Radoslaw Sikorski, se declaró ayer viernes satisfecho de este anuncio. “Si Rusia renuncia a las amenazas de despliegue de misiles cerca de nuestra frontera, será buena señal para Polonia”, declaró Sikorski a la prensa.
Rusia también reexaminará otras medidas militares contempladas para responder al proyecto de escudo antimisiles estadounidense, según la fuente militar.
Entre estas medidas se encuentra un proyecto de desplegar bombarderos T-22 en Kaliningrado y de equipar el arsenal ruso de misiles balísticos con técnicas que permitan escapar a la defensa antimisiles estadounidense, añadió.
Estados Unidos anunció el jueves abandonar, en su forma actual, su proyecto de escudo antimisiles en Europa, tras haber revisado a la baja la amenaza iraní, en beneficio, según el presidente Barack Obama, de un “nuevo enfoque” adaptado a misiles de corto y medio alcance.
El presidente ruso, Dimitri Medvedev, reafirmó a principios de julio que Rusia desplegaría misiles Iskander en Kaliningrado si Estados Unidos creaba el escudo antimisiles en Europa del Este.
El misil balístico ruso Iskander tiene un alcance de entre 100 y 400 km.