Internacionales

¿Acuerdo secreto entre Washington y Moscú?

* Anuncian “nuevo enfoque defensivo”

WASHINGTON/AFP

El presidente Barack Obama anunció ayer jueves el abandono del proyecto de escudo antimisiles en Europa del Este, una de las grandes apuestas militares del gobierno de George W. Bush, tras revisar a la baja la amenaza iraní y formular un “nuevo enfoque” defensivo.
“Este nuevo enfoque brindará una capacidad más rápida, cimentada en sistemas probados y ofrece mayores defensas contra la amenaza de ataques de misiles que el programa de defensa de misiles europeo de 2007”, dijo Obama.
“Nuestro foco claro y consistente ha sido la amenaza presentada por el programa de misiles balísticos de Irán y ése continúa siendo nuestro foco y la base del programa que estamos anunciando”, agregó el mandatario.
“Para decirlo más simplemente, nuestra nueva arquitectura de defensa misilística en Europa les dará una defensa más fuerte, inteligente y rápida a las fuerzas estadounidenses y a los aliados de Estados Unidos”, aseguró.
El portavoz del Pentágono Geoff Morrell había anticipado el anuncio de “un importante ajuste y una mejoría del sistema de defensa antimisiles europeo” que preveía el despliegue para 2013 de un radar en República Checa y de interceptores de misiles balísticos de largo alcance en Polonia.

Nuevos sensores
La amenaza de misiles iraníes de largo alcance “no es tan inmediata como se pensaba antes”, indicó por su parte el secretario de Defensa, Robert Gates, para justificar el abandono del proyecto actual de escudo antimisiles.
“Ahora tenemos la oportunidad de desplegar nuevos sensores e interceptores en el norte y el sur de Europa, que en un mediano plazo pueden brindar una cobertura de defensa de misiles contra amenazas más inmediatas de Irán y otros”, declaró Gates en conferencia de prensa.
“En una primera fase, desplegaremos los buques Aegis equipados de interceptores SM-3”, y “la segunda fase, alrededor de 2015, implicará la instalación de SM-3 en tierra”, explicó.
Según un alto funcionario de Defensa de Estados Unidos, el sistema norteamericano “ahora se aleja del concepto de un gran escudo antimisiles, de un gran radar” y va a ser “más versátil”.