Internacionales

Jimena deja un muerto y mantiene alerta en México


MÉXICO / AFP

Jimena, degradada a tormenta tropical, dejó un muerto en la península mexicana de Baja California (noroeste), donde rige la alerta con numerosas comunidades asiladas y sin luz, mientras sus pobladores tratan de rescatar algo de sus casas semidestruidas.
“La alcaldía del municipio de Mulegé reportó que un hombre murió porque se negó a salir de su domicilio para ir a un refugio cuando pasó Jimena por la localidad”, informó vía telefónica a la AFP una vocera de la Procuraduría de Justicia de Baja California Sur, sobre el Pacífico mexicano.
Explicó que la Policía ministerial realiza investigaciones en el lugar, Pueblo Mulegé, una comunidad de unos 3,300 habitantes localizada en la porción central de la extensa península y cercana a la costa del Golfo de California.
“Lamentablemente no podemos decir que ya pasó lo peor. Jimena sigue en el norte del estado de Baja California Sur”, dijo a su vez el secretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero, enviado de la emisora Televisa para evaluar los daños en el Pacífico mexicano.
Por su parte, autoridades de Protección Civil del estado de Baja California informaron a la AFP, vía telefónica, que un pescador que había sido reportado como desaparecido el miércoles fue localizado en un albergue.
En el poblado de Puerto San Carlos, con poco más de 4,000 habitantes, y donde tocó tierra Jimena el miércoles como huracán con vientos de 155 km/h, los pobladores buscaban entre los escombros de sus casas algo que rescatar después de que el huracán arrasara con todo.
“Se nos vino la casa encima, nos fuimos a la de un vecino y ahí llego otra familia, pero también se voló el techo y todos, ocho niños y seis adultos, nos metimos a un coche, y pasamos lo más duro del huracán”, narró a la AFP Leonardo Hernández.
Este hombre, acompañado de su esposa, recogía algunos materiales para levantar nuevamente su hogar, mientras que unas 160 personas más tuvieron que permanecer en los albergues, luego de que sus hogares quedaran destruidos, constató una periodista de la AFP.
Las calles de la comunidad comenzaban lentamente a recobrar la normalidad después que fueran sembradas de postes de luz y de árboles caídos, mientras que en la zona de la costa numerosas embarcaciones de esta comunidad, dedicada a la pesca, encallaron o se hundieron debido al intenso oleaje.
Cordero explicó que “hay daños importantes en viviendas”, sobre todo en aquellas de materiales frágiles “que perdieron sus techos y las familias perdieron todo su patrimonio”.
“Hay daños en caminos y torres de energía eléctrica. Tenemos gran parte del estado, los municipios de Comondú y Loreto sin energía eléctrica”, añadió el secretario de Desarrollo Social al referirse a comunidades que se localizan en la porción centro-sur de la extensa península.
Cordero detalló que para valorar los daños en las viviendas será necesario “visitar casa por casa”, y adelantó que equipos de maquinaria pesada ya trabajan en la rehabilitación de algunos caminos, y cuadrillas de expertos de la Comisión Federal de Electricidad empezaron a reparar el tendido eléctrico.
Según el último reporte del Servicio Meteorológico de México (SMN), la tormenta tropical Jimena registraba vientos sostenidos de 75 km/h y rachas de 95 km/h, y se movía a 7 km/h hacia el noroeste muy cerca de Santa Rosalía.
Jimena se encontraba cercana a la costa del Golfo de California, y se espera que en las próximas horas pase a depresión tropical y vire hacia el oeste, de regreso al Pacífico.
El fenómeno golpeó al mediodía del miércoles la costa occidental de la Península de Baja California, con vientos de 155 km/h, categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (máximo de 5).