Internacionales

Terror en casa de campaña de Hillary Clinton

* Aparentemente era un desequilibrado mental que aseguraba tener una bomba adherida a su cuerpo

ROCHESTER / AFP

Un desequilibrado que aseguró tener una bomba mantuvo como rehenes a varias personas durante más de cinco horas este viernes en una oficina de campaña de la precandidata demócrata Hillary Clinton en New Hampshire, antes de liberarlos y entregarse pacíficamente a la Policía.
“Estamos aliviados de que esta difícil situación se haya resuelto pacíficamente, sin que nadie resulte herido”, dijo Clinton a la prensa tras la feliz conclusión del incidente.
El desenlace de la toma de rehenes fue transmitido en directo por la televisión estadounidense, que mostró la rendición de Lee Eisenberg, de 47 años. Según responsables locales, estaba descontento con el sistema de salud.
Minutos antes, el último rehén de Eisenberg salió corriendo del lugar bajo la protección de la policía, que desplegó 54 efectivos en la zona, incluyendo unidades de elite y artificieros dotados de un robot para desactivar bombas.
Por lo menos cuatro personas fueron mantenidas en cautiverio por el desequilibrado, que fue liberándolas progresivamente hasta su rendición final.
Problemas mentales
Según el canal de televisión ABC, se trata de un hombre conocido por los residentes del área y padece problemas de salud mental.
Eisenberg debía comparecer el mismo día ante un tribunal local junto a su esposa en el marco de una demanda por violencia doméstica, y había estado preso en Massachusetts, reveló por su parte el canal Newscenter 5.
Earl Sweeney, comisionado adjunto del departamento de Seguridad de New Hampshire, confirmó que el sujeto era conocido por sus servicios y afirmó que “está enojado con el sistema norteamericano de salud”.
Las inmediaciones del local, incluyendo una escuela, fueron evacuadas por la Policía, que rodeó el lugar. La sede del equipo de campaña de Barack Obama, otro precandidato demócrata, también fue evacuada en esa ciudad por precaución.
La Policía sitió rápidamente la sede de campaña, con salida a la calle en la planta baja de una construcción de dos pisos y rodeada de pequeños comercios.
Clinton, que se mostró serena y con aplomo ante las cámaras al término de la crisis, admitió que había sido “un día difícil” desde el punto de vista emocional.
La candidata suspendió sus actividades, incluyendo una reunión del partido en la capital norteamericana y una visita a Virginia.
“Estuve en contacto permanente con los familiares de los rehenes”, dijo Clinton. Agradeció el desempeño de las fuerzas de seguridad y de los responsables locales, que decidió visitar la misma noche trasladándose a New Hampshire.
El cuartel general de campaña de Clinton en ese Estado, donde las elecciones primarias se desarrollarán el 8 de enero, está situado en Manchester. El local de Rochester es uno de los 15 satélites de la red proselitista.
Clinton, que fue la primera dama de Estados Unidos durante el gobierno de Bill Clinton (1993-2001), encabeza actualmente las encuestas delante de Barack Obama en la pugna por la candidatura demócrata.