Internacionales

Persiste el ambiente polarizado en Bolivia

* Protestas son por la “represión” a las violentas protestas del fin de semana en la ciudad de Sucre

SANTA CRUZ / AFP

Seis de los nueve departamentos bolivianos pararon este miércoles contra el gobierno de Evo Morales, que contraatacó promulgando una medida que agudiza el malestar de la oposición y una expropiación de tierras, lo que a su vez podría llevar a nuevas protestas.
El paro de 24 horas arrancó a medianoche en los departamentos de Santa Cruz --el más rico de Bolivia y líder de la oposición--, Tarija, Cochabamba, Chuquisaca y Beni, y continuó en Pando, que lo había iniciado el martes.
Los departamentos protestan por la represión a las violentas protestas del fin de semana en la ciudad de Sucre (sur) contra la Asamblea Constituyente, con saldo de tres muertos, y por un recorte a sus recursos que el gobierno destinará a un fondo de ancianos.
Las capitales departamentales estaban virtualmente paralizadas el miércoles, aunque en la tarde el ambiente era tranquilo con sólo algunos incidentes aislados.
En Santa Cruz, capital económica de Bolivia, la actividad se redujo al mínimo y varias calles principales fueron bloqueados, comprobó la AFP.
Este panorama se vivía igual en las otras cinco secciones bolivianas que acataron el paro.
El ambiente de tranquilidad podría caldearse, sin embargo, tras la decisión de Morales este miércoles de promulgar una ley aprobada horas antes por el oficialismo en el Congreso para dar un bono de ancianos que será financiado con recursos que se quitará a los departamentos.
“Esta ley se promulga gracias a la fuerza del pueblo, a la fuerza social que defiende la igualdad y la justicia”, dijo el presidente en una masiva concentración, mayoritariamente de campesinos, en La Paz.
Adicionalmente, el Congreso aprobó que la Asamblea Constituyente pueda deliberar en cualquier punto del país, una estrategia contra los disturbios que le impidieron sesionar las últimas semanas.
El líder cívico John Cava afirmó a la AFP en Sucre: “Rechazamos la decisión del Congreso porque es ilegal”.
“Se siguen dando insumos de enfrentamiento y violencia; al gobierno no le interesa la unidad al país, sino su proyecto político”, dijo.
Más tarde, el gobierno anunció la expropiación de 180,000 hectáreas de tierras en Chuquisaca, un departamento que se convirtió en opositor en las últimas semanas.
Con las decisiones del Congreso y de Morales y las protestas en las regiones el panorama en Bolivia es de confrontación total.
El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Branco Marinkovic, promotor del paro contra el gobierno, afirmó: “Vamos a seguir nuestra resistencia civil en contra de un gobierno antidemocrático”.
La tensión entre las regiones opositoras y el gobierno ha sido constante desde que Morales asumió en enero de 2006.