Internacionales

Saqueo y muerte en Sucre por rechazo a Constituyente

* Reportan al menos tres fallecidos y centenares de heridos en enfrentamientos * Incendian estaciones policiales, destrozos en cuartel de bomberos y otras instituciones

Las violentas protestas en la ciudad boliviana de Sucre arreciaron temprano ayer, con saldo parcial de tres muertos, en un escenario de violencia, furia y saqueos por la aprobación en la Asamblea Constituyente de una nueva Carta Magna sin la presencia de la oposición.
Los fuertes choques ocurridos en la sureña Sucre y en las cercanías de un liceo militar donde deliberaba la Constituyente arrojaron tres muertos --uno el sábado y dos ayer--, incluyendo un policía, y centenares de heridos.
Poco después de las 15:00 locales (19:00 GMT) el presidente boliviano, Evo Morales, y dirigentes de las protestas, hicieron sendos llamados a la calma que parecían surtir efecto.
Pero más temprano la violencia campeó en la ciudad: manifestantes, especialmente estudiantes, provocaron destrozos en el cuartel de Bomberos de Sucre, donde quemaron alrededor de 10 vehículos.
También fueron quemadas y saqueadas sedes de la Policía de Tránsito y unidades policiales, mientras que los manifestantes bloqueaban las calles con llantas quemadas, piedras y montículos de tierra.
Las protestas contra la Constituyente se iniciaron el sábado y recrudecieron este domingo, tras conocerse la muerte por disparo de bala del abogado Gonzalo Durán. Este domingo murió una segunda persona, que no fue identificada, según informó el hospital local Santa Bárbara.
El caos se agudizó tras la muerte de un policía, lo que llevó a la orden del comandante de la Policía de Bolivia, general Miguel Vásquez, de replegar sus efectivos “hasta que den las garantías correspondientes”.
Vásquez dijo que el policía Jimmy Quispe “fue secuestrado y luego linchado” por pobladores.
El repliegue policial fue aprovechado por 120 reos para fugarse de una cárcel local.
Los manifestantes, furiosos por la aprobación global de la Constitución en un cuartel militar, mantuvieron hasta la tarde su protesta, mientras que indígenas y campesinos que llegaron a Sucre para apoyar a los constituyentes se replegaron hacia la ciudad de Potosí para evitar choques con los lugareños.
El presidente Morales llamó este domingo a un pacto social para apaciguar a la convulsa ciudad de Sucre.
“Quiero pedir al pueblo boliviano serenidad, tranquilidad (...), y a las autoridades que aporten a que haya una paz con justicia social”, dijo.
Mientras tanto el líder cívico sucreño Jaime Barrón convocó “a todos a suspender movilizaciones y resguardar sus domicilios”.
Tras esos llamados en la tarde los enfrentamientos eran más esporádicos y una tensa calma se vivía en la ciudad, donde las calles seguían, sin embargo, cortadas, comprobó la AFP.
Morales llama a la calma
Por su parte, el presidente Evo Morales, que enfrenta la mayor crisis en 22 meses de gobierno, llamó a la calma y a un pacto social.
“Quiero pedir al pueblo boliviano serenidad, tranquilidad (..), quiero pedir serenidad y a las autoridades que aporten a que haya una paz con justicia social”, dijo Morales respecto a los choques desatados tras aprobarse el sábado una nueva Carta Magna por la mayoría oficialista de la Asamblea Constituyente.
El mandatario hizo, sin embargo, un firme alegato en favor de la nueva Carta Magna, diciendo que garantizará “cambios profundos en democracia”, y que se resumen en la recuperación de los recursos naturales para el Estado y una nueva distribución del ingreso.
El ex presidente boliviano Jorge Quiroga, cabeza visible de la oposición, deploró la aprobación global de “una Constitución acuartelada, escrita con fusiles y bayonetas y manchada con sangre sucrense”.
Otro dirigente opositor, Samuel Doria Medina, dijo que “se eligió el camino de la confrontación. Habría que suspender la Constituyente y buscar caminos de concertación”.