Internacionales

Reanudarán proceso de paz para Medio Oriente


Los principales actores del conflicto en Medio Oriente, con la excepción de Irán y del grupo islamista Hamás, comenzaron a llegar a Estados Unidos para reunirse el martes en Annapolis, en un intento por relanzar el proceso de paz palestino-israelí.
Tras varios días de suspenso, Siria anunció ayer que participará en el encuentro, auspiciado por el presidente estadounidense George W. Bush.
Mientras tanto, el mandatario estadounidense reafirmó su “compromiso personal” a favor de “dos estados democráticos; Israel y Palestina, viviendo juntos en paz con seguridad”.
“Israelíes y palestinos esperan desde hace tiempo que esta visión se haga realidad”, indicó Bush en un comunicado difundido por la Casa Blanca.
En el mismo convoca a todos los participantes de la conferencia internacional sobre Medio Oriente en Annapolis, que comienza el martes en Maryland (este de Estados Unidos), a “redoblar los esfuerzos para que se haga realidad”.
El primer ministro israelí Ehud Olmert y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, llegaron a Washington, y el lunes ambos se reunirán por separado con Bush.
“Este encuentro está claramente destinado a hacer avanzar el proceso de paz israelo-palestino y también para dar la posibilidad de abrir otros caminos a la paz” en Medio Oriente, dijo el portavoz de Olmert, Miri Eisin.
Mientras, Abbas declaró a bordo del avión que lo llevaba a Estados Unidos: “Vengo a Annapolis a intentar realizar las aspiraciones, y el sueño del pueblo palestino de establecer su estado independiente”.
“Deseamos que Annapolis conduzca a la aplicación de las resoluciones internacionales, la ‘hoja de ruta’ (un plan internacional), la Iniciativa de Paz Árabe y la visión del presidente Bush” sobre la creación de dos estados independientes, agregó.
La reunión de Annapolis (cerca de Washington) apunta a relanzar el proceso de paz en Medio Oriente, en punto muerto desde hace siete años, para crear un estado palestino.
También implica el esfuerzo diplomático más importante del gobierno de Bush en lo que concierne al conflicto israelo-palestino.
Liga árabe participará
Los países de la Liga Árabe, reunidos en El Cairo, decidieron el viernes participar a nivel ministerial en la reunión.
Siria, que condicionó su presencia en Annapolis a que el orden del día incluyera la cuestión de la meseta del Golán --ocupada por Israel en 1967 y anexada en 1981--, esperó hasta ayer para anunciar que participará.
Las negociaciones de paz sirio-israelíes están congeladas desde el año 2000.
Arabia Saudita será representada por su canciller. Ésta será la primera vez que un alto representante de ese país --que nunca reconoció a Israel-- se reúne públicamente con un primer ministro israelí para discutir el proceso de paz en Medio Oriente.
En este sentido, la participación saudita representa una victoria diplomática para Washington.
Sólo dos países árabes --Egipto y Jordania-- han firmado acuerdos de paz con Israel.
El diario The New York Times escribió este domingo que los resultados de la reunión de Annapolis podrían no estar a la altura de las expectativas creadas.
Palestinos e israelíes intentaron redactar un documento común sobre las grandes líneas de un acuerdo, pero parecen haber renunciado debido a la brecha que los separa.
El movimiento islamista Hamas prometió multiplicar los ataques contra fuerzas israelíes en Gaza y Cisjordania después de la reunión de Annapolis.
Mientras, el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad y su par sirio Bachar al Assad afirmaron que la reunión tiene “vocación de fracaso”.
“La llamada ‘conferencia de paz’ que se realizará los próximos días en Estados Unidos no ofrece ningún beneficio al pueblo palestino oprimido, y tiene por objetivo apoyar a los ocupantes sionistas”, dijo Ahmadinejad.
Bush será el anfitrión del encuentro, en el que participan unos 50 países y varias organizaciones.
“La amplia presencia de estados regionales y participantes claves del concierto internacional, revelan la voluntad internacional y la envergadura de este encuentro para que la paz y la libertad avancen en Medio Oriente”, indicó el comunicado del presidente estadounidense.
“Esta conferencia significará una señal del apoyo internacional para la intención de israelíes y palestinos de comenzar negociaciones para establecer un estado palestino y realizar la paz entre sus gentes”, agregó.