Internacionales

Musharraf dice a EU que mantiene estado de excepción

* Oposición contempla boicot si comicios tienen lugar bajo estado de excepción

ISLAMABAD /AFP

El presidente paquistaní, Pervez Musharraf, descartó este sábado levantar el estado de excepción mientras considere que la seguridad no ha mejorado en el país, al tiempo que se confirmaba que el 21 de noviembre se desvelará la fecha de las próximas elecciones.
El presidente paquistaní prometió que el país iría a las urnas antes del nueve de enero, pero la oposición reflexiona sobre llevar a cabo un boicot si los comicios tienen lugar bajo estado de excepción.
“Sí, las asambleas provinciales serán disueltas el 20 de noviembre y el calendario electoral será anunciado inmediatamente después”, dijo el secretario de la comisión, Kunwar Dilshad, al ser preguntado si la fecha electoral se anunciaría el 21 de noviembre.
Los grandes partidos políticos fueron invitados a la comisión electoral el 19 de noviembre a discutir un código de conducta para el voto, indicó Dilshad a la AFP.
El abogado general Malik Mohammed Qayyum había dicho antes a la AFP que “con suerte”, el calendario electoral sería anunciado el 21 de noviembre.
Por otro lado, el subsecretario de Estado estadounidense, John Negroponte, llegó a Islamabad con un “mensaje duro” de Washington, que ve con aprensión cómo la crisis política desatada por el estado de excepción se alarga en Pakistán, su principal aliado en Asia contra el integrismo islamista, según las fuentes diplomáticas occidentales consultadas por la AFP.
Sin embargo, Musharraf fue igualmente claro en su respuesta, según contó un consejero presidencial a la AFP.
“El presidente Musharraf dejó claro al enviado estadounidense que el estado de excepción se levantará sólo cuando mejoren la situación de la ley y el orden”, explicó a la AFP el consejero presidencial.
El diplomático estadounidense y Musharraf hablaron de múltiples temas políticos, paquistaníes y de toda la región, señaló una emisora televisiva estatal.
Diplomáticos occidentales habían asegurado que Negroponte iba a pedirle a Musharraf que pusiera fin “ya” al estado de excepción, que retirara las tropas de las calles, celebrara las elecciones como está previsto, liberara a los presos políticos y aflojara la presión sobre los medios de comunicación.
“Es un mensaje muy duro. Le va a explicar cuál es la realidad” en Washington, dijo una fuente diplomática a la AFP antes de las conversaciones.
Previamente, Negroponte conversó con el general Ashfaq Kiyani, número dos en el escalafón militar por debajo de Musharraf, y según los analistas, su sucesor en el Estado Mayor si éste decide por fin colgar el uniforme.