Internacionales

Medidas cautelares a gerente de Hondutel


TEGUCIGALPA / ACAN-EFE

El gerente de la estatal Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel), Marcelo Chimirri, se presentó ayer miércoles ante un tribunal de justicia para responder por varios delitos de abuso de autoridad, donde se le dictó “detención judicial”.
La jueza Elvira Meza le dictó a Chimirri “detención judicial con medidas cautelares” que lo obligan a presentarse una vez por semana a los tribunales de Tegucigalpa a firmar.
También le prohibieron que tenga contacto con los empleados de Hondutel y que visite las oficinas de la misma empresa.
Chimirri, quien fue acusado la semana pasada por la Fiscalía General del Estado por “violación y revelación de secretos y abuso de autoridad”, llegó hoy hacia las 05.30 horas locales (11.30 GMT) a los tribunales acompañado de sus asesores legales.
La acción legal en su contra, que incluyó el allanamiento de su lujosa residencia cercana a Tegucigalpa, y el de las oficinas principales de Hondutel
en la capital hondu-
reña, fue incoada a raíz de una denuncia del pre-
sidente de la República, Manuel Zelaya, ante la Fiscalía, por espionaje telefónico.
La denuncia fue presentada por Zelaya el 22 de octubre pasado, después de que más de una decena de conversaciones telefónicas comprometedoras entre varios altos funcionarios del Gobierno trascendieron por internet y medios locales de prensa.
Algunas de esas conversaciones son entre el mismo Chimirri y el presidente Zelaya, su amigo personal, mientras que otras involucran al gerente de Hondutel, a varios ministros y periodistas.
Chimirri, quien todavía tiene pendiente una
segunda audiencia judicial, dijo hoy que no sabe
cuáles son las faltas
para que lo acusen de abuso de autoridad, y que las armas prohibidas que la Fiscalía se incautó de su residencia son de Hondutel.
Agregó que no se había presentado a los tribunales porque estaba ocupado en otras cosas.
El funcionario se ha visto involucrado en otros presuntos actos de corrupción, entre ellos el tráfico ilegal de llamadas telefónicas, denunciado por medios de prensa internacionales y locales, a lo que ha respondido querellando periodistas.
El presidente hondureño reiteró anoche que las autoridades se excedieron en el allanamiento a la residencia de Chimirri, después de que horas antes había rectificado diciendo que no se volvería a referir al tema hasta que tuviera mayor información de parte de la Fiscalía y otras autoridades.
El domingo pasado, el gobernante calificó de un “asalto” el allanamiento y cuestionó a la Secretaría de Seguridad y la Fiscalía.
Las declaraciones de Zelaya a favor de Chimirri han sido criticadas por varios sectores, que consideran que debe ser ponderado.
Además, le han recordado que se trata de un caso en el que la investigación contra el gerente de Hondutel se deriva de la denuncia ante la Fiscalía por espionaje telefónico presentada por el mismo presidente.