Internacionales

Sigue búsqueda de cadáveres en pueblo mexicano

* Desconocen número exacto de desaparecidos * “A veces pierdo la esperanza de encontrar a mi familia”, dice vecino del poblado

México / EFE
Las labores de rescate de los fallecidos en un poblado mexicano, arrasado por una ola de lodo generada por el derrumbe de un cerro sobre un río, cumplieron ayer siete días, tiempo en el que han sido descubiertos once cadáveres.
Ayer fueron hallados los cuerpos de dos niñas en el pueblo ribereño de Juan del Grijalva, ubicado en el estado suroriental de Chiapas, quienes fueron sepultadas en el cementerio de la comunidad.
Hermenegildo Hernández, abuelo de las dos niñas, dijo en declaraciones a la prensa, que los cuerpos fueron avistados sobre las aguas del río Grijalva por un grupo de pobladores que realizaba trabajos de búsqueda de desaparecidos.
Hernández detalló que Liliana, de siete años, y Diana Laura, de 10, fueron "tragadas" por la ola de lodo junto con su papá Crispín Hernández Castro, cuyo cuerpo fue localizado hace tres días.
Hasta el momento las autoridades desconocen el número exacto de desaparecidos en esta localidad, que tenía alrededor de doscientas viviendas, y cuyos pobladores se dedicaban a la pesca, la agricultura y el ganado.
Horas después de la tragedia, y cuando aún no se había encontrado un sólo cadáver, los grupos de rescate desplegados en el lugar cifraron en 28 el número de desaparecidos, mientras que el Gobierno de México estimaba que eran al menos 16.
Antonio Ovilla, uno de los pobladores que sobrevivió a la tragedia, dijo a Efe que nueve familiares suyos están sepultados todavía bajo el lodo y los escombros de lo que antes era su casa. "Pido auxilio a las autoridades para rescatar los cuerpos. Investigué y me aseguré para decirles con toda franqueza que ellos permanecen sepultados bajo la casa", manifestó.
"A veces siento que pierdo la esperanza de encontrarlos, pero no voy a dejar de venir, hasta el último día voy a estar esperando", dijo a Efe Salomón Ruiz, quien aguantó el alud junto con su madre y un hermano. Sin embargo, Ruiz asegura que no pudo salvar a su padre, ni a su abuela ni a uno de sus sobrinos ni otro de sus hermanos.
Entre tanto, un grupo de legisladores visitó hoy la comunidad devastada y llevó 500 despensas para los damnificados, mientras que las autoridades informaron de que tardarán al menos un mes en destapar el cauce del río Grijalva, bloqueado por una montaña de tierra y piedras.
El gobernador de Chiapas, Juan Sabines, asegura que en los últimos dos años han muerto por lluvias más de un centenar de personas en este estado mexicano, a lo que hay que sumar daños a las carreteras, puentes, viviendas, cosechas, ganado, escuelas y hospitales.