Internacionales

Bush y Merkel favorecen salida diplomática con Irán

* Oportunidad para solución negociada está disminuyendo, dice viceprimer ministro israelí * Cita a rancho de Bush fue para líderes mundiales

Crawford, EU / AFP
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y la canciller alemana, Ángela Merkel, discutieron este sábado una estrategia sobre el programa nuclear iraní, favoreciendo una salida diplomática, sin descartar otras posibles sanciones.
“Debemos pensar en otras sanciones posibles”, si los esfuerzos de la ONU y de la diplomacia europea no convencen a Irán de abandonar su programa nuclear, dijo Merkel luego de reunirse con el mandatario estadounidense en su residencia de Texas (centro-sur). La reunión se realizó luego de que un viceprimer ministro israelí advirtiera que la “oportunidad para una solución negociada está disminuyendo”.
“La estrategia por ahora es la de las sanciones, de un frente unido de naciones en ese contexto, y la estrategia de declarar sin ninguna duda que todas las opciones están en la mesa”, dijo el viceprimer ministro Shaul Mofaz a la radio pública.
Bush y Merkel discutieron sobre lo que la Casa Blanca calificó de diferencias “tácticas” sobre Irán en una cumbre que también se espera que cubra el proceso de paz de Medio Oriente, los esfuerzos por estabilizar Afganistán y las tensiones con Rusia.
El viernes, la canciller alemana se unió a un grupo de elite conformado por líderes mundiales invitados a la residencia de Bush para conversaciones sobre cómo enfrentar a Irán, un privilegio nunca ofrecido a su predecesor Gerhard Schroeder.
“En Texas, cuando invitas a alguien a tu casa, es una expresión de calidez y respeto. Y de esa forma me siento cerca de la canciller Merkel”, dijo Bush, quien agregó que aspiraba a “conversaciones constructivas, así como a la oportunidad de relajarse y visitar”.
Merkel agradeció a Bush la invitación luego del viaje en helicóptero que la llevó al rancho de 850 hectáreas cerca de un pequeño pueblo donde la aguardaba tras el volante de un camión pick up Ford blanco.
Previo a las conversaciones, autoridades estadounidenses habían restado importancia a las divisiones entre los aliados de Estados Unidos partidarios de la línea dura contra Irán y las restricciones de Alemania a sus tropas en Afganistán.
Estratégicamente de acuerdo
“Estratégicamente estamos de acuerdo. Pienso que tácticamente hay algunas leves diferencias” sobre el tema de Irán y Afganistán, dijo el portavoz del Consejero de Seguridad Nacional, Gordon Johndroe.
Washington ha estado presionando para un tercer conjunto de sanciones de las Naciones Unidas contra la república islámica, que ha desobedecido las demandas del organismo internacional de suspender su programa nuclear.
Merkel, quien lidera el país europeo con mayor intercambio comercial con Irán, dijo que Alemania apoyaría “mayores y más duras sanciones” si las conversaciones en curso fracasan en su intento de convencer a Irán de que tome en cuenta los pedidos de las Naciones Unidas.
Los lazos entre Estados Unidos y Alemania se tensaron cuando Schroeder se opuso fuertemente a la invasión de Estados Unidos a Irak en 2003. Pero Bush ha tenido un acercamiento mayor a Merkel, quien asumió en noviembre de 2005 y con quien organizó una barbacoa de jabalí en su distrito electoral en julio de 2006.