Internacionales

Estalla gran escándalo telefónico en Honduras

* Lo investigan por “abusos de autoridad” y tráfico ilegal de llamadas * Todo inició con investigación de supuesto espionaje telefónico de Mel Zelaya

El gerente de la estatal Empresa Hondureña de elecomunicaciones (Hondutel), Marcelo Chimirri, anunció su renuncia luego de que la Policía y agentes de la Fiscalía allanaron las oficinas de esa institución y su residencia.
En comunicación con la radio “HRN”, que transmite desde Tegucigalpa, Chimirri criticó al ministro de Seguridad, Álvaro Romero, por no haberle notificado del allanamiento, ni al presidente de la República, Manuel Zelaya, quien se encuentra en Chile participando en la XVII Cumbre Iberoamericana.
También denunció que el personal de la Fiscalía y los policías allanaron su residencia en Valle de Ángeles, cercana a Tegucigalpa, donde solamente estaban su esposa y dos hijas, quienes se alarmaron por lo que estaba ocurriendo.
La Fiscalía está investigando a Chimirri por “abuso de autoridad” que estaría ligado a un tráfico ilegal de llamadas en Hondutel y unas grabaciones telefónicas, según informes oficiales preliminares.
La portavoz de la Fiscalía, Lorena Cálix, dijo escuetamente a periodistas que Chimirri es investigado por “abuso de autoridad”.
Espiaban a Zelaya
Hace dos semanas, el propio presidente hondureño, Manuel Zelaya, ordenó que se investigara un espionaje telefónico recién descubierto, mediante el cual se han grabado más de una docena de conversaciones entre altos funcionarios del Gobierno, algunas de ellas entre el mismo gobernante y Chimirri.
Algunas de esas llamadas, que están circulando por Internet, comprometen al presidente Zelaya, a varios de sus ministros y a su secretario privado, Raúl Valladares.
Chimirri expresó indignado que el presidente Zelaya no fue informado del allanamiento que se produjo en las principales oficinas de Hopndutel y su residencia.
Además, anunció su renuncia al cargo de gerente de Hondutel y al gobernante Partido Liberal, sin precisar fecha, y acusó a sectores que, según él, quieren apropiarse de manera irregular de la telefónica.
Entre esos sectores dijo que figura el dueño de la radio “HRN”, de la cadena de Emisoras Unidas.
Chimirri se encontraba en la ciudad caribeña de La Ceiba, cuando las autoridades allanaron esta madrugada su residencia y las oficinas principales de Hondutel en Tegucigalpa.
Salke a relucir “tráfico gris”
Las denuncias del “tráfico gris” de llamadas fueron formuladas hace dos meses por la Fundación Arcadia, de los Estados Unidos, a través del diario mexicano “El Universal”.
La misma denuncia fue reproducida por medios locales de prensa, a lo que Chimirri respondió querellando a cuatro periodistas, dos de Canal 5 y dos de Radio Cadena Voces en la capital hondureña, pero sus acusaciones no prosperaron en los tribunales. Las autoridades hondureñas han desmantelado en los últimos años decenas de empresas que pirateaban llamadas telefónicas por internet u otras vías, algunas denunciadas por Hondutel.