Internacionales

AI pide investigar “ataques a estudiantes” en Venezuela”


La sección venezolana de Amnistía Internacional (AI) pidió ayer jueves investigar los “ataques armados contra estudiantes disidentes” registrados en los últimos días en el marco de protestas en contra de la reforma constitucional impulsada por el Gobierno.
“El Gobierno venezolano debe emprender una investigación inmediata, seria, imparcial e independiente sobre la cadena de ataques armados que se ha presentado en diferentes universidades de distintas zonas de Venezuela, contra estudiantes que adversan el proyecto de reforma constitucional”, indicó AI en un comunicado.
El miércoles doce personas resultaron heridas, tres de ellas de bala, en unos confusos incidentes en el interior de la Universidad Central de Venezuela (UCV), registrados después de una marcha pacífica de estudiantes en contra de la reforma.
Además, medios de prensa locales informaron que el miércoles resultaron heridos de bala tres estudiantes de dos universidades del Estado occidental de Lara, durante protestas callejeras en Barquisimeto, la capital estatal.
Escaramuzas constantes
En la última semana, varias protestas estudiantiles en contra de la reforma en Caracas y al menos otras dos ciudades han culminado en escaramuzas con la Policía que han dejado tanto manifestantes como policías heridos.
La organización defensora de los derechos humanos expresó “a las víctimas y a sus familiares su pesar por tales hechos” y confió en que “se demuestre la voluntad política para que no queden impunes y se prevenga que ocurran hechos similares en el futuro”.
El Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, acusa a la directiva estudiantil opositora de “fascista” y “violenta”, y de plegarse a un presunto “plan golpista” dirigido por Washington y sus “lacayos” locales.
Por su parte, los dirigentes del movimiento estudiantil opositor han reiterado el carácter “pacífico” de sus protestas en favor de la “libertad y la democracia”, y han responsabilizado a presuntos “infiltrados” de la violencia registrada en el marco de sus marchas.
Este sector estudiantil rechaza la reforma de 69 de los 350 artículos de la Carta Magna de 1999, al considerar que es “antidemocrática” y perpetúa a Chávez en el Gobierno, que asumió por primera vez hace ocho años.
Chávez afirma que la reforma constitucional dará “más poder al pueblo” y reforzará el proyecto “revolucionario” de instaurar el sistema socialista, el “único camino a la paz y la justicia”.
En tanto, los partidos de oposición, la cúpulas empresarial y de comerciantes y el Episcopado rechazan los cambios, pues estiman que “acaban con la democracia”, otorgan poderes “imperiales” a Chávez y lo “eternizan” en el poder.
Entre los artículos más polémicos del proyecto están la reelección indefinida presidencial y la posibilidad de que el Estado restrinja la información y suspenda el derecho al debido proceso durante los estados de excepción.
La reforma establece un nuevo ordenamiento territorial, una reducción de la jornada laboral a seis horas y nuevas formas de propiedad, como la comunal, además de la privada, entre otros.
La reforma constitucional será sometida a referendo popular el próximo 2 de diciembre por convocatoria del Poder Electoral.