Internacionales

Preparan fosa gigante para enterrar animales


Una lenta baja de las aguas deja al descubierto la catástrofe ocasionada por las peores inundaciones en el sureño estado mexicano de Tabasco (sur), mientras en la vecina Chiapas crecen los temores de que aumente la cifra de cinco muertos por un alud que hizo desaparecer a un pequeño poblado.
En Villahermosa, la capital de Tabasco, se prepara una fosa gigante de 50 metros cuadrados con una profundidad de ocho metros para enterrar a por lo menos 2,000 cadáveres de animales domésticos y de corral que se estima dejaron las inundaciones en el distrito.
“Se va a preparar la fosa con un plástico, se va a echar cal, se va a echar el animal y se les va a bañar con cal y así hasta que terminemos de cubrir la fosa y luego la vamos a cubrir”, dijo a la prensa José Asunción Sangüenza, jefe de Recolección de Villahermosa.
Calles son canales profundos
Once días después de que intensas lluvias desbordaron los ríos Carrizal y Grijalva, convirtiendo la calles de Villahermosa en canales de hasta tres metros de profundidad, sus caudales han disminuido en tres metros el primero y en poco más de un metro el segundo.
Esa baja de agua ha dejado al descubierto cientos de cabezas de ganado en estado de putrefacción, donde además se forman nubes de mosquitos.
Unos 10,000 tabasqueños permanecían en sus casas ante el temor de ser víctimas del pillaje, por lo que las campañas de vacunación se llevaran a cabo en “caravanas acuáticas”, integradas por médicos y enfermeras, anunció el secretario de Salud, José Ángel Córdova.
El Ministerio de Salud ha aplicado 13,000 vacunas contra la influenza, tétanos y hepatitis A, y se espera la llegada a la zona del desastre de otras 70,000 dosis.
En Tabasco resultaron damnificadas más un millón de personas, de las cuales 96,953 fueron evacuados y cientos de ellos comenzaron a regresar a sus casas para encontrarse que prácticamente todos sus enceres domésticos quedaron inservibles.
Medios locales reportaron que las aseguradoras deberán entregar unos 730 millones de dólares por daños a viviendas y otros 230 millones de dólares por pérdida de autos.
Las inundaciones en Tabasco fueron tan repentinas que en imágenes aéreas se observan filas de automóviles que fueron abandonados precipitadamente con las primeras crecidas.
470 dólares a cada familia
El gobierno federal prometió que entregará 5,000 pesos (unos 470 dólares) a cada familia damnificada, además de que otorgará exenciones fiscales.
El presidente Felipe Calderón anunció en días pasados que también creará un fondo de 7,000 millones de pesos (670 millones de dólares) para la reconstrucción Tabasco.
Las intensas lluvias en la región sur de México provocaron otro desastre en Chiapas, donde el domingo una parte de una montaña se desmoronó y cayó al caudaloso río Grijalva, lo que generó una enorme ola de 50 metros que arrasó con el pueblo San Juan Grijalva.
El alud y el pequeño tsunami dejó un saldo de cinco muertos y once personas más permanecen desaparecidas, aunque los lugareños sostienen que antes de correr para salvar sus vidas alcanzaron a ver que una veintena de personas fueron arrastradas por la ola gigante.