Internacionales

Retiran escoltas a ex ministro rebelde


El presidente venezolano, Hugo Chávez, calificó como un “acto de traición” el rechazo público del ex ministro de Defensa, Raúl Isaías Baduel, a la reforma constitucional que impulsa, y descartó la posibilidad de un “golpe de Estado” militar en Venezuela.
Considerado el artífice del retorno de Chávez al poder tras su fugaz derrocamiento en abril de 2002, Baduel exhortó el lunes a los venezolanos a rechazar en las urnas el proyecto de reforma, por considerar que se trata de un “golpe de Estado” que “quita poder al pueblo”.
“Cuando él dice que es un golpe de Estado (el proyecto de reforma) se está prestando al juego del imperialismo (...), Baduel ha caído en el foso, es lamentable, pero positivo”, afirmó Chávez a la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).
El jefe del Estado aseguró que no le sorprendió el anuncio del general en jefe en situación de retiro, porque está consciente de que a medida que se acerque el referendo sobre la reforma convocado para el dos de diciembre próximo por el Poder Electoral, “los puntos débiles (del oficialismo) van a ir saliendo”.
Para Chávez, su “compadre” Baduel ha pasado a ser un dirigente de oposición, y su llamamiento a votar “No” a la propuesta de cambios constitucionales “es gasolina para la oligarquía”.
El gobernante descartó que las expresiones de Baduel inciten a una eventual rebelión militar en su contra, porque, dijo, “no hay corriente que tenga la fuerza para dar un golpe de Estado” en las filas castrenses.
Le retiran escoltas
En tanto, el ex ministro de Defensa responsabilizó al gobierno de cualquier atentado en su contra, tras ser despojado del personal de seguridad que por “ley” le corresponde.
Inmediatamente después de expresar este lunes su rechazo a la reforma, el personal de seguridad asignado por el Ministerio de Defensa le fue retirado, “orden que va en contravía de disposiciones legales y reglamentarias”, denunció el general en jefe retirado en rueda de prensa.
“Quienes emitieron la orden de que se retirara la seguridad (personal) también deben estar consciente de las responsabilidades que se desprendan (de dicha decisión) si nos ocurre algo atentatorio de nuestra integridad física”, dijo Baduel en rueda de prensa.
Reiteró que seguirá “expresando las opiniones” que tiene sobre el país, y no descartó lanzarse al ruedo político en el futuro.
Baduel ejerció como ministro de Defensa hasta el pasado siete de julio, cuando pasó a retiro y fue sustituido en el cargo por Gustavo Rangel Briceño.
El pasado 15 de agosto Chávez presentó ante el Parlamento un proyecto de reforma de 33 artículos que fue ampliado a 69 por los diputados.
El jefe de Estado y sus aliados defienden la reforma con el argumento de que reforzará el proyecto “revolucionario” de instaurar el sistema socialista en Venezuela, quinto exportador mundial de crudo.
Los partidos políticos de oposición, la cúpula empresarial y de comerciantes y el Episcopado rechazan el cambio constitucional por considerar que “acaba con la democracia”, otorga poderes “imperiales” a Chávez y lo “eterniza” en el poder, que asumió por vez primera en febrero de 1999.
Entre los artículos más polémicos del proyecto están la reelección indefinida presidencial y la posibilidad de que el Estado restrinja la información y suspenda el derecho al debido proceso durante los estados de excepción.
La reforma establece un nuevo ordenamiento territorial, una reducción de la jornada laboral a seis horas, y nuevas formas de propiedad, como la comunal, además de la privada, entre otros.