Internacionales

80,000 evacuados por lluvias


Las lluvias que siguen cayendo en el oriente de Cuba asociadas al huracán “Noel” han dejado más de 80,000 evacuados en cuatro provincias, miles de viviendas dañadas, campos anegados y las comunicaciones prácticamente colapsadas.
Medios locales informaron que la provincia de Granma, con 40,000 evacuados, es la que más está sufriendo los efectos de las precipitaciones desde hace un mes, y que han provocado el desborde de ríos y el colapso de carreteras, además de dejar alrededor de 60 poblaciones incomunicadas.
El diario oficial Granma señaló que en Holguín hay más de 22,000 evacuados, mientras que Juventud Rebelde cifra en 7,000 las personas que han debido ser reubicadas en Guantánamo y en 12,000 las de Las Tunas.
El balance de viviendas dañadas asciende a por lo menos a 20,000, de las que en alrededor de 7,000 se han producido derrumbes totales.
En Santiago de Cuba no se ha reportado el número de personas que han debido abandonar sus hogares, aunque sí que más de 4,000 kilómetros del patrimonio provincial, el 50 por ciento del total, están afectados.
En Las Tunas, el colapso vial afecta 187 kilómetros de rutas pavimentadas y 2,345 de terraplenes.
Además, se informó de graves afectaciones a la agricultura y a la pesca en varias provincias, con miles de toneladas de viandas, plátano y café perdidas.
Las autoridades no aún han reportado muertos ni heridos desde que comenzaron las lluvias, primero como consecuencia de un frente que descargó abundante agua durante dos semanas y posteriormente asociadas al huracán “Noel”.
Según fuentes del Instituto de Meteorología cubana, el mes de octubre de este año ha sido el tercero más lluvioso del último siglo, y el segundo para Oriente, donde las presas se encuentran al máximo de su capacidad y continúan vertiendo agua en grandes cantidades.
“Noel” penetró en la Isla como tormenta tropical el 30 de octubre y abandonó el territorio al día siguiente por las costas de Ciego de Ávila.
A su paso, el huracán causó lluvias torrenciales en República Dominicana, Haití y Jamaica, donde provocó al menos 129 muertos, el desplazamiento de decenas de miles de personas y destruyó miles de viviendas.