Internacionales

Pérez Molina con mínima ventaja


GUATEMALA / EFE

La campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Guatemala, que se celebrarán mañana domingo, concluyó ayer viernes con el pronóstico generalizado de un resultado muy apretado y favorable al ex general Otto Pérez Molina sobre el socialdemócrata Álvaro Colom.
La campaña quedó cerrada oficialmente a las 12:00 hora local (18:00 GMT), momento a partir del cual quedó prohibido todo acto de propaganda política.
Colom, candidato de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), quemó sus últimos cartuchos con mítines fuera del departamento de la capital, donde aparentemente tiene la batalla perdida, pues es el principal bastión electoral de su rival y constituye un tercio del electorado.
Pérez Molina, candidato del Partido Patriota (PP) y conocido como “comandante Tito” cuando dirigió la inteligencia militar, de 1991 a 1993, en medio del conflicto armado contra la guerrilla de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), se dirigió ayer a todo el país con un mensaje transmitido por casi un centenar de emisoras de radio en cadena.
El ex general se mostró convencido de su victoria, pero pidió a sus seguidores que respeten el resultado que emita el Tribunal Supremo Electoral (TSE), sea cual sea.
“Francamente, no creo que haya problemas” derivados de un resultado apretado porque “esperamos ganar por una diferencia de cinco puntos” porcentuales, dijo Pérez Molina a la prensa local tras emitir su mensaje.
El último sondeo, publicado ayer por el diario Siglo Veintiuno, otorga a Pérez Molina el 52,6 por ciento de los votos y a Colom el 47,4 por ciento.
La consulta fue elaborada por la empresa costarricense “Demoscopía S.A.” del 23 al 26 de octubre pasado con 1,220 encuestados en todo el país.
El director para Centroamérica de esa firma, José Alberto Rodríguez, aseguró que la diferencia del 5,2 por ciento entre Pérez Molina y Colom supera el margen de error, del tres por ciento, por lo que se vaticina un triunfo del militar retirado.
Dos encuestas publicadas el pasado martes por el diario Prensa Libre reflejaban también una victoria de Pérez Molina, pero diagnosticaban una incierta situación de empate técnico por la escasa ventaja y el margen de error de las consultas.
Otro sondeo divulgado el pasado lunes apuntaba a una victoria de Colom con una diferencia sobre su rival muy poco reveladora.
En una entrevista publicada ayer por el diario El Periódico, Colom dijo: “Estoy casi seguro de que vamos a ganar” con una diferencia de “entre cuatro y cinco puntos”.
Las misiones de observación electoral de la Unión Europea (UE) y de la Organización de Estados Americanos (OEA) han expresado su preocupación ante el posible conflicto político que pueden originar unos resultados muy cercanos de ambos candidatos.
En un comunicado conjunto, ambas misiones invocaron el pasado miércoles “la madurez política” de los candidatos y los líderes de sus partidos para que cumplan el acuerdo suscrito el pasado tres de septiembre, en el que se comprometieron a respetar la voluntad popular que se exprese en las urnas.
“Todo está preparado para que técnicamente se celebre una jornada electoral democrática y legítima, pero existe cierta incertidumbre en cuanto a la actitud que adoptará el bando perdedor en caso de que el resultado sea muy apretado”, dijo a EFE el jefe de la misión de la OEA, el peruano Diego García-Sayán.
Ex canciller y ex ministro de Justicia peruano, el jefe de la misión de la OEA explicó que tras entrevistare repetidas veces con ambos candidatos y con los responsables de sus respectivas campañas, ha llegado “a la conclusión de que en ambos casos están dispuestos a pelear cada uno de los votos”.
“No he recibido por parte de ambos bandos un compromiso o garantía de que controlan a sus seguidores, y sí cierta disposición a prepararse para poder discutir el resultado en caso de que sea muy apretado”, agregó.
Ésta es la primera vez que Pérez Molina presenta su candidatura presidencial, pero es la tercera aspiración consecutiva de Colom, quien, según coincidieron los analistas consultados por EFE, “se juega mucho, porque si no gana ahora será su último intento”.
En las elecciones del pasado nueve de septiembre, en las que, además de presidente y vicepresidente se elegía a los miembros del Parlamento y a todos los alcaldes del país, Colom y Pérez Molina quedaron primero y segundo entre 14 candidatos con el 25,62 y el 21,35 por ciento de los votos, respectivamente.