Internacionales

“Noel” golpea fuerte en República Dominicana

* Cuba toma medidas para enfrentar la tormenta y activa puestos de seguridad en provincias de oriente

CARACAS / AFP

Al menos 11 personas muertas, 13 desaparecidas y decenas de comunidades incomunicadas en República Dominicana es el saldo preliminar hasta este lunes de las lluvias y fuertes vientos provocados desde el sábado por la tormenta tropical Noel.
Entre las causas de muerte figuran deslizamientos de tierra, crecidas de ríos, e infraestructura derribada en distintos puntos del país, explicó por radio el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Luis Luna Paulino.
Noel tocó en la noche del domingo la costa sur de República Dominicana, y luego afectó Haití, con lluvias torrenciales y vientos de 85 kilómetros por hora, con ráfagas superiores, según los informes meteorológicos.
En distintos puntos del país se reportaron comunidades incomunicadas por desbordamientos de ríos y derrumbe de puentes. En su balance preliminar de daños, la CNE indicó que 1,500 personas quedaron damnificadas y 301 viviendas resultaron “levemente afectadas”.
“Se mantiene una alerta roja (la máxima) para Santo Domingo y otras ocho provincias del sur y suroeste”, indicó un boletín de la CNE emitido en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).
La Oficina Nacional de Meteorología había anunciado un fin de semana con pluviometría activa. Pero el país no estaba preparado para un fenómeno de esta magnitud, tanto que la CNE, que reúne a los organismos de seguridad, salud y rescate del país, no anunció su activación.
Este lunes, el presidente Leonel Fernández convocó de urgencia a un consejo de gobierno, que presidió en el Palacio Nacional.
La Secretaría de Estado de Educación y las universidades declararon la suspensión de clases y varias entidades de comercio y servicios cerraron sus puertas, ante la persistencia del clima adverso.
Las calles de Santo Domingo lucían anegadas en su mayoría, con dificultades para el tránsito vehicular. En distintos puntos del país se reportaban comunidades incomunicadas por desbordamientos de ríos y arroyos y por derrumbe de puentes y otras circunstancias.
La Oficina Nacional de Meteorología pronosticó que las lluvias permanecerán las próximas 24 ó 48 horas.
“Se mantiene una alerta roja (la máxima) para Santo Domingo” y otras ocho provincias del sur y suroeste”, indicó el boletín de la CNE.

Cuba toma medidas
Cuba adoptó este lunes medidas preventivas para enfrentar las fuertes lluvias asociadas a la tormenta tropical Noel, que amenazan con anegar zonas de la región oriental, cuyos suelos están saturados por las intensas precipitaciones de comienzos de mes.
La Defensa Civil de Cuba activó sus puestos de mando en las seis provincias del oriente cubano (Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma, Holguín, Las Tunas y Camagüey), preparando lugares seguros, alimentos y atención médica para evacuados.
Las autoridades mantienen una estricta vigilancia de los embalses, y están listas para evacuar zonas proclives a inundaciones y la desmovilización de trabajadores agrícolas que laboran en la cosecha del café.
“Hay un compás de espera”, pero “hay que seguir observando el desarrollo y evolución de Noel”, dijo el meteorólogo José Rubiera en el telediario local, tras subrayar que “el mayor peligro” de la tormenta tropical son las lluvias asociadas a ella, pues los suelos de las provincias orientales cubanas están saturados de agua.
El oriente de la isla fue azotado a comienzos de este mes por intensas precipitaciones, que provocaron la evacuación de más de 22,000 personas, daños a unas 8,000 viviendas, cortes eléctricos y telefónicos y graves pérdidas en la cosecha del café, y otros cultivos.
Según el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (IMC), que dirige Rubiera, Noel se encontraba la tarde de este lunes a 105 km al este de Punta de Maisí, extremo este de Cuba, con vientos máximos sostenidos de 75 km/h.
De acuerdo con el pronóstico del IMC, las lluvias podrían ser “localmente intensas” en Guantánamo (extremo este), donde se esperan “penetraciones del mar” y en Holguín (noreste).