Internacionales

Clima permite “bostezo” a bomberos en California


Las temperaturas más frías y un poco de humedad llegaron al sur de California este domingo para apoyar a los miles de bomberos que siguen combatiendo las llamas desatadas hace una semana, aunque todavía temen el regreso de los vientos cálidos que provocaron el siniestro.
Unos 2,500 bomberos seguían luchando este domingo contra el incendio “Harris”, en el condado de San Diego --200 km al sur de Los Ángeles--, considerado uno de los peores de los 23 focos de fuego que desde el domingo de la semana pasada dejaron siete muertos, destruyeron 1,800 viviendas y obligaron a evacuar a unas 640,000 personas.
“No hay llamas, no hay fuego, no hay mucho más que ver en este momento. Es un gran bostezo, y esperamos que siga así”, dijo a la prensa la portavoz del cuerpo de bomberos, Roxanne Provaznik, precisando que el “Harris” estaba controlado en 65%. Cuarenta bomberos mexicanos han estado luchando contra los incendios en California, en las primeras operaciones de bomberos mexicanos en suelo estadounidense.
“Bomberos son bomberos, no importa si son mexicanos o estadounidenses”, dijo Marco Antonio Sánchez Navarro, director de Incendios y Protección Civil de Tijuana, la ciudad mexicana fronteriza con San Diego, en Estados Unidos.
Más al norte de San Diego, en la zona montañosa de San Bernardino, 200 km al este de Los Ángeles, los bomberos también lograron dominar en un 65% los dos focos que calcinaron 300 casas y cerca de 400 km2. En total los incendios han quemado unas 203,000 hectáreas de bosques y vegetación.
Los bomberos también han logrado dominar en gran medida el incendio de Santiago Canyon, enfocado en el condado de Orange, al sur de Los Ángeles, donde las autoridades temían que los vientos del Océano Pacífico este domingo volvieran atizar las llamas y amenazar urbanizaciones residenciales de más de 10,000 casas.
Sin embargo, “sigue sin cruzar la cadena montañosa”, explicó Brett Scanoa, portavoz del departamento de Bomberos de Orange.