Internacionales

Argentinos eligen presidente en histórico comicio con dos mujeres en pugna

También se eligen gobernadores en ocho de las 23 provincias, entre ellas en la estratégica Buenos Aires, con 10 millones de electores.

Los argentinos ya eligen este domingo a quién gobernará su destino en los próximos cuatro años en un comicio histórico, en el que por primera vez dos mujeres encabezan la lucha por la Presidencia, la oficialista Cristina Fernández de Kirchner y la liberal cristiana Elisa Carrió.
Algo más de 27 millones de ciudadanos están habilitados para votar una fórmula presidencial, en una jornada en la que además se renueva la mitad (130) de la Cámara de Diputados y un tercio (24) del Senado.
También se eligen gobernadores en ocho de las 23 provincias, entre ellas en la estratégica Buenos Aires, con 10 millones de electores.
El jefe de Estado y la primera dama (54 años) emitieron su voto en Río Gallegos, 2.700 km al sur, en la provincia de Santa Cruz y tienen previsto viajar a Buenos Aires en las próximas horas para seguir el escrutinio.
Kirchner destacó la "normalidad institucional" de la elección y aseguró que "todo tiene que ser mejor" si la victoria acompaña a la postulante del Frente para la Victoria (FV, peronista progresista).
"Yo pertenezco a una generación que no pudo votar", recordó 'Cristina' en relación a la última dictadura (1976/83) y agregó que "es importante que en la tranquilidad de la democracia los ciudadanos puedan decidir en qué país quieren vivir".
Kirchner arriba en las encuestas
La mayoría de las encuestas dan ganadora a Fernández de Kirchner en la primera vuelta, para lo cual debe reunir el 45% más uno de los sufragios o un piso de 40% con una diferencia de 10 puntos del segundo.
Sin embargo, la socialcristiana Elisa Carrió (50) cerró su campaña convencida de que puede haber balotaje.
"Es un día de la democracia. Estamos muy serenos esperando la votación del pueblo que es lo que vale y aceptando cualquier resultado que refleje la voluntad popular. Cualquier resulado va a ser meritorio", sostuvo Carrió en el momento de sufragar.
La votación se extenderá hasta las 18H00 (21H00 GMT) y los primeros cómputos oficiales se conocerán tres horas después.
Catorce candidatos disputan la presidencia, pero ninguno logró revertir el primer puesto que mantuvo en las encuestas la primera dama.
Ocho sondeos conocidos el viernes le otorgaban al oficialismo entre 41,7% y 49,4% de intención de voto, con una diferencia de entre 19 y 26 puntos con Carrió, de la Coalición Cívica, una alianza entre socialdemócratas y liberales.
Sólo una consultora vio un escenario de balotaje con un 39,5% de apoyo para el oficialismo y 23,5% para Carrió.
En tercer lugar aparece el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, por Una Nación Avanzada (UNA, peronistas y socialdemócratas), con entre 10% y 19%.
No sólo es la primera vez en la historia política del país que dos mujeres están al tope de las preferencias, sino que, si gana la primera dama, Kirchner será el primer jefe de Estado que entregue la banda y el bastón presidencial a su propia esposa, cuando asuma el 10 de diciembre.
Nuevos retos presidenciales
El próximo Gobierno afrontará un país muy diferente al que recibió Kirchner en mayo de 2003, cuando los indicadores económicos y sociales reflejaban la grave crisis de finales de 2001 y de 2002.
Tras derrumbarse un 10,9% en 2002, el producto interno bruto acumuló desde entonces un crecimiento del 51,1%, sólo superado por el lapso 1903-1907, cuando avanzó un 53,6%.
La desocupación pasó del récord de 21,5% en mayo de 2002 a 8,5% en el segundo trimestre de 2007, en tanto la pobreza cayó de 50,9% en 2003 a 24,1% en 2006 y la indigencia de 29,2% a 10,0%, en igual período, según datos oficiales.
Con todo, el próximo presidente deberá lidiar con una inflación creciente, que los economistas privados sitúan entre 15 y 20% para 2007, muy superior al índice oficial, sospechado de manipulación, que asciende a 8,5% entre enero y setiembre.
La distribución del ingreso, el nivel de inversión y la reducción del superávit fiscal son señalados como asignaturas pendientes por analistas.