Internacionales

Turkia despliega 150 mil soldados sobre frontera iraquí

El objetivo de la eventual operación transfronteriza es combatir las bases del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), instaladas en las zonas montañosas del norte iraquí.

El Ejército turco ha concluido los preparativos militares comenzados hace un mes para una posible incursión masiva en el norte de Irak y ha desplegado 150.000 militares en el zona fronteriza con el país vecino.
Así lo informó hoy la agencia de noticias privada Dogan, que cita fuentes del alto mando militar, según las cuales el grueso de las fuerzas se concentra en torno a la localidad de Çukurca, en la provincia de Hakkari, a cinco kilómetros del territorio iraquí.
El Ejército turco completó su operativo con el transporte de helicópteros Cobra, Super Cobra y Skorsky.
El objetivo de la eventual operación transfronteriza, para la cual el Gobierno de Ankara obtuvo el pasado día 17 la pertinente autorización del Parlamento, es combatir las bases del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), instaladas en las zonas montañosas del norte iraquí.
En Daglica, un área cercana a Hakkari, se produjo el pasado domingo un duro enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad turcas y los militantes del PKK, que se saldaron con la muerte de 12 soldados y 34 rebeldes kurdos.
Los medios cercanos al PKK informaron en ese momento de que las fuerzas armadas turcas habían penetrado en Irak varios kilómetros, algo que fue confirmado después por el ejército, lo que indica que la incursión militar, de realizarse, podría empezar en ese punto.
De hecho, la agencia Dogan informó hoy de que los peshmerga kurdos (el ejército de facto de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí) comenzaron a instalar puestos de vigilancia móviles frente a Cukurca.
Además, 20 pueblos de la parte iraquí cercanos a la frontera han sido evacuados y sus habitantes enviados a las grandes ciudades, por temor a los bombardeos del Ejército turco.
El Ejército turco mató hoy a 15 militantes del PKK en un combate en la provincia de Tunceli, a más de 500 kilómetros de la frontera iraquí.
Tras el choque armado, los militares turcos pusieron en marcha una ingente operación militar con 5.000 soldados y el apoyo de helicópteros Cobra.