Internacionales

Bomberos logran avances en California

* Balance de víctimas es de siete muertos y sesenta y cuatro heridos, mientras daños materiales son incalculables

Los bomberos que combaten desde hace seis días una serie de incendios devastadores que dejaron siete muertos en California (oeste) esperaban ayer viernes controlar los fuegos de San Diego tras haber dominado las llamas cerca de Los Ángeles.
“Esperamos cambiar la tendencia pronto”, dijo José Álvarez, del Servicio de Emergencia del Condado de San Diego, en el extremo sur de California. “Pero algunos incendios todavía están fuera de control”.
Los bomberos tuvieron un respiro este viernes, gracias a una tregua en los fuertes vientos que han estimulado las llamas que destruyeron al menos 1,800 viviendas y obligaron a evacuar a medio millón de personas en el sur de California, donde siguen activos nueve focos.
Las temperaturas y las fuerzas de los vientos disminuyeron considerablemente el viernes después de que a principios de semana se sintieran ráfagas calientes de 160 km/h en una región donde 2.000 km2 quedaron calcinados.
De los tres principales incendios, el más importante estaba controlado el viernes en un 45% y los dos siguientes en un 35% y un 20%, cifras notoriamente mayores con respecto al día anterior.
Mientras miles de evacuados fueron autorizados a regresar a sus casas, algunos de ellos para confrontar el vacío de la pérdida de todas sus propiedades, las autoridades preveían cerrar el viernes el principal refugio de la región, el estadio de football americano Qualcomm de San Diego, según medios locales.
No obstante, unas 22,000 casas seguían amenazadas por las llamas en el sur del Estado, incluyendo el célebre observatorio astronómico del monte Palomar.
“Si los vientos siguen normales, todo mejorará”, estimó Mike Rohde, jefe de una brigada de bomberos que lucha contra un incendio que ha recorrido 110 km2 en el condado de Orange, entre San Diego y Los Ángeles, más al norte.
Tras un inicio de fin de semana durante el cual la humedad de la zona debería seguir aumentando, los pronósticos anuncian para el domingo un nuevo episodio ventoso y cálido, lo que amenaza con crearle nuevos problemas a los bomberos.
Aunque los incendios en la región de Los Ángeles fueron controlados después de devastar cerca de 400 km2, los bomberos continúan luchando en la zona montañosa de San Bernardino a 200 km al este de Los Ángeles, contra dos focos que destruyeron 300 casas y siguen amenazando una urbanización de 10,000.
Con la mejoría de las condiciones climáticas, decenas de helicópteros y aviones operan para apoyar las tareas de 10,700 bomberos que a pesar del cansancio siguen presentes sobre el terreno, donde el presidente George W. Bush hizo una gira el jueves junto al gobernador del estado, Arnold Schwarzenegger.
El balance de víctimas se fijó en siete muertos y 64 heridos, precisó el viernes la oficina de Schwarzenegger. El jueves se hallaron seis cadáveres carbonizados, dos en una casa de San Diego y cuatro presumiblemente de inmigrantes indocumentados provenientes de México, que fueron descubiertos en un camino conocido por ser un paso a Estados Unidos cerca de la frontera.
Los orígenes de algunos incendios están siendo investigados por el FBI, ya que hay sospechas que pudieron ser provocados por pirómanos en al menos un sector.
En México, fronterizo con San Diego, 40 km2 también fueron devorados por las llamas, pero principalmente en zonas que no están habitadas.
Ésta es una de las crisis de incendios más grave que ha vivido California, donde en 2003, al menos 22 personas murieron y 3,000 casas así como unos 3,000 km2 quedaron en cenizas.