Internacionales

Transbordador Discovery despega hacia la ISS

* Siete tripulantes en misión clave para futuros vuelos a Marte

El transbordador Discovery despegó ayer martes con siete tripulantes para una ambiciosa y crucial misión en la construcción de la Estación Espacial Internacional (ISS), clave para futuros vuelos tripulados a Marte, y a pesar de reservas por la seguridad de la nave.
El transbordador estadounidense despegó como estaba previsto a las 15H38 GMT. Se trata del tercer vuelo espacial en 2007 de los cuatro programados para este año. Casi un minuto después del lanzamiento el Discovery ya había alcanzado una velocidad de cerca de 6,000 km/hora.
Dos minutos después del lanzamiento en Cabo Cañaveral (Florida), los dos cohetes de propulsión se separaron tal como estaba previsto y cayeron en el Atlántico, de donde serán recuperados y reutilizados. El Discovery se acoplará a la ISS mañana jueves a las 12H35 GMT, donde permanecerá diez días. “Fue una de las cuentas regresivas más perfectas que hayamos tenido”, declaró a la prensa Mike Leinbach, director del lanzamiento.
El tanque externo --que se desprendió al término del ascenso--, perdió seis pequeños trozos de espuma aislante, pero esto ocurrió en un momento en que ya no representaba un peligro para la nave, indicó Bill Gerstenmaier, administrador adjunto de operaciones espaciales de la Nasa.
“Debemos enfrentar desafíos enormes”, prosiguió, refiriéndose a las tareas que esperan a los astronautas en las próximas misiones.
El principal objetivo de la misión del Discovery y de sus siete astronautas --entre ellos una mujer comandante a bordo, Pam Melroy, y un italiano de la Agencia Espacial Europea (ESA), Paolo Nespoli--; es la entrega del módulo Harmony indispensable para instalar los laboratorios europeos y japoneses Columbus y Kibo.
Harmony, un grueso tubo de aluminio presurizado de 14.3 toneladas y fabricación italiana, permitirá unir Columbus y Kibo a la estación orbital dándole su forma casi definitiva.
Harmony es el primer módulo habitable que se agrega a la ISS desde la instalación del compartimiento acoplado ruso Pirs en 2001. Los astronautas del Discovery y sus tres colegas de la ISS también moverán una brazo robotizado (llamado P6) de 16 toneladas y 20 metros de largo que se llevó a la ISS en el año 2000.
Una vez transferida, P6 permitirá desplegar una tercera antena solar de las cuatro previstas, lo que incrementará la producción eléctrica de la estación. Los astronautas efectuarán cinco salidas orbitales de 30 horas y media en total. Lo harán en equipos de dos astronautas durante los diez días que la nave estará acoplada a la estación. La misión durará dos semanas.
Poco antes del lanzamiento, se había hallado un trozo de hielo en el tanque externo de la nave. No obstante, éste fue luego reabsorbido por el calor y se dio luz verde al despegue. El hielo era motivo de preocupación porque si se desprendía durante el vuelo y golpeaba al transbordador, podría generar un daño mayor.
De hecho fue un impacto de un pedazo de espuma aislante, es decir, algo más ligero que el hielo, que se había desprendido del tanque externo, lo que causó la desintegración de la nave y de sus siete tripulantes cuando el Columbia reingresaba a la atmósfera en 2003.