Internacionales

Fuego arrasa residencias y 400 hectáreas en Malibú


Washington / EFE

El fuego incontrolado que se desató en la zona californiana de Malibú, enclave cercano a Hollywood y que acoge a muchas celebridades, ha consumido ya 400 hectáreas y cerca de 30 residencias de lujo que habían sido evacuadas.
Por el momento, no se han registrado heridos ni víctimas mortales en los incendios, en los que están trabajando cerca de medio millar de bomberos.
Entre las viviendas desalojadas se encuentra el lujoso castillo Kashan, propiedad de la filántropa Lily Lawrence, y que acabó devorado por las llamas, tal como pudo verse en varias cadenas de televisión.
Lawrence reconoció en una entrevista televisiva que la vivienda poseía numerosas obras de arte, bienes familiares e incluso objetos de Elvis Presley, procedentes de Graceland, la residencia que el Rey del Rock.
Además, otras 200 casas del área de Malibú Crest y de la zona vacacional Sierra Retreat han sido evacuadas ante la posibilidad de que sean alcanzadas por el fuego, declaró a los medios el portavoz del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, Rick Domínguez.
Según la cadena CNN, entre las viviendas que han tenido que ser desalojadas figuran las de los actores Dick Van Dyke y Mel Gibson, y la cantante Olivia Newton John.
Malibú es un área residencial situada a pocos kilómetros de Hollywood, que ocupa unos 40 kilómetros a lo largo de la costa del Pacífico, y donde tienen su residencia numerosas estrellas de la industria del entretenimiento, como Barbara Streisand o Pierce Brosnan.
Cientos de agentes de la Policía y los bomberos trabajan a destajo para tratar de frenar las llamas, que avanzan a gran velocidad impulsadas por el viento, y que han llegado a cruzar incluso la autopista de la Costa del Pacífico, que tuvo que ser cortada.
El fuego también ha llegado hasta el campus de la Universidad Pepperdine, lo que ha obligado a desalojar al personal del centro y al alumnado.
Mientras tanto, se ha registrado otro incendio en la zona norte de Los Ángeles, en la reserva nacional de Ángeles, hábitat natural de especies protegidas como el cóndor.
Los fuertes vientos han hecho que el fuego se propague con gran rapidez, y se calcula que por el momento ha arrasado ya unas 200 hectáreas de esta zona protegida.
En este incendio, que todavía no ha afectado a zonas urbanas, están trabajando unos 200 agentes del cuerpo de bomberos.