Internacionales

Irán sufrirá “serias consecuencias” si mantiene su programa nuclear

* Dick Cheney mantiene la postura más radical del gobierno estadounidense * Vicepresidente alienta a Bush a atacar a Guardianes de la Revolución Jitendra Joshi

Lansdowne, EU / AFP

Estados Unidos no permitirá a Irán disponer de armas nucleares, dijo el domingo el vicepresidente Dick Cheney, quien advirtió sobre las "serias consecuencias" que enfrentará Teherán si continúa con sus actividades de enriquecimiento de uranio.
"El régimen iraní debe saber que si continúa con el rumbo actual, la comunidad internacional está preparada para someterlo a serias consecuencias", dijo durante un discurso en el Instituto de Política para el Medio Oriente de Washington.
Cheney, que se considera mantiene la postura más radical del gobierno de Bush respecto de Irán, no especificó qué medidas podrían tomarse contra Teherán, y no mencionó la posibilidad de una acción militar.
"Estados Unidos se une a otras naciones para enviar un claro mensaje: no permitiremos a Irán tener armas nucleares", dijo Cheney, quien según reportes militares estaría a favor de un ataque contra la República islámica.
"Nuestro país y toda la comunidad internacional no pueden mantenerse al margen mientras un Estado que apoya el terrorismo cumple sus ambiciones más agresivas", dijo, acusando nuevamente a Irán de inducir a ataques contra las tropas estadounidenses en Irak.
Irán es "el patrocinador del terrorismo más activo del mundo", añadió el vicepresidente, tras la advertencia de George W. Bush, la semana anterior de que Irán, equipado con armas nucleares, evocaba la amenaza de una "Tercera Guerra Mundial".
Cheney también desairó las críticas estadounidenses que buscan un rápido final para la guerra en Irak.
"Vamos a completar la misión de forma que otra generación de estadounidenses no tenga que volver y hacerlo de nuevo", indicó.
La terminología de Cheney recuerda las advertencias emitidas en 2002 por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de que el dictador iraquí Saddam Hussein se enfrentaría a "serias consecuencias" si se confirmaban las acusaciones de posesión de armas de destrucción masiva.
Varios reportes de medios estadounidenses adelantan que Cheney anima a Bush a considerar un ataque con misiles que podría ir más allá de las instalaciones nucleares para golpear también los sistemas de control y comando de los Guardianes de la Revolución de Irán.
En campaña para las nominaciones de 2008 a la Casa Blanca, los líderes republicanos y la favorita demócrata Hillary Clinton, insisten en que no tolerarán jamás que Irán se constituya como una amenaza para sus vecinos e Israel, mediante la posesión de armas atómicas.
El mes pasado, Clinton votó en favor de una resolución del Senado que declaraba a los Guardianes de la Revolución organización terrorista, lo que su rival demócrata Barack Obama calificó de "cheque en blanco" para la financiación de la guerra a Irán por parte del presidente George Bush.